TRIBUNAL ELECTORAL

Guardianes de la democracia: Elvins Kelsins Santander C.

Han transcurrido casi cinco meses de las últimas elecciones en las que triunfó la alianza “El Pueblo Primero”, encabezada por Juan Carlos Varela. Ahora se registran acontecimientos cruciales en el Tribunal Electoral, donde se protege y defiende la sagrada democracia que tanto dolor, sangre y luto costó a muchos panameños valientes.

Resulta que varios candidatos ganadores y proclamados como tales (diputados, alcaldes, representantes) han sido impugnados por los perdedores, aduciendo que sus derrotas fueron una consecuencia del poder económico que desplegó el gobierno anterior. Ellos señalan y fustigan, sobre todo, la entrega de partidas circuitales para canalizar las ayudas sociales en tiempo de campaña. Estas, dicho sea de paso, siguen con vida y están incluidas en el presupuesto de 2015.

Las interrogantes surgieron cuando mucha gente cuestionaba el hecho de que si tanto los diputados del Partido Revolucionario Democrático, del Panameñista y de Cambio Democrático recibieron dinero de esas partidas, ¿por qué la mayoría de los impugnados era de Cambio Democrático? Si el dinero influyó, ¿por qué José Domingo Arias perdió las elecciones? ¿Teme el actual gobierno no contar con la mayoría en la Asamblea Nacional? En fin, son muchas las dudas por aclarar.

Algo de lo que estoy seguro y defiendo es el rol, trascendental e histórico, de los magistrados del Tribunal Electoral. Ellos deben dictaminar, bajo los sagrados principios del derecho y sin pasiones, si hubo o no uso de fondos públicos por parte de los candidatos oficialistas, y si esto influyó en las elecciones pasadas.

Da dolor y vergüenza ver la desesperación de ciertos candidatos, que perdieron en forma aparatosa, quienes bajo juramento, ante Dios y la patria, se valen de supuestos testigos para levantar falsos testimonios. Ellos desconocen, por ignorancia supina, que mentir ante la justicia es un delito que se paga con la cárcel, por burlar el sagrado principio de la democracia. No me cabe la menor duda de que los tres guardianes de la democracia, al juzgar bajo estricto derecho, fortalecerán los cimientos democráticos y las futuras elecciones. Así se vislumbrará un presente positivo, por el bien de la patria, porque como bien se predica: “La patria la hacemos todos”.

Mientras tanto, el panameño común seguirá debatiendo este momento crucial para la nación y sus posibles repercusiones. El impugnado estará a la espera del fallo que lo ratifique o no, basado en estrictos principios del derecho; el impugnador tratará de imponer su argumento de por qué perdió y de demostrar si hubo o no influencia en el pueblo por parte del anterior gobierno; y los magistrados del Tribunal Electoral seguirán trabajando con eficiencia, transparencia y lealtad, para darle a los ciudadanos la seguridad de una democracia justa y equitativa, por el bien del país y de las futuras generaciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código