SALUD

El ION, en la mira: Victoriano Rodríguez Santos

Cuando un Gobierno no escucha a su pueblo tiende a cometer los mismos errores del pasado y en mayor proporción. Por ejemplo, el abuso de poder de la administración anterior dejó huellas imborrables que la actual y las futuras jamás podrán borrar, mucho menos si mantienen la misma política de desoír al pueblo. Así, personas de mentes retorcidas, corroídas por la avaricia y la delincuencia, maquinaron ideas perversas con el insano propósito de engañar a los incautos. Entre tantos proyectos y falacias se motivó la construcción de edificios hospitalarios, entre ellos el Instituto Oncológico Nacional (ION).

Es importante recordar que los terrenos y la concepción de un hospital en las faldas del cerro Ancón provino de la Compañía del Canal Francés, que lo construyó, en 1876, como el primer y más moderno hospital equipado en el trópico en su momento. Su costo fue de 500 millones de francos y se inauguró el 12 de septiembre 1882. El edificio era de madera y se llamó Nuestra Señora del Canal, también conocido como el Hospital de Ancón.

En 1915 fue reconstruido con hormigón, y para 1928 cambió su nombre a Gorgas Hospital, en honor al general del Ejército y médico estadounidense William C. Gorgas. Las instalaciones de este nosocomio cubrían los edificios que hoy utilizan la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el Ministerio de Salud (Minsa).

Las instalaciones en que funciona el ION representan el mejor y mayor beneficio para la atención de pacientes, por su punto estratégico equidistante de todas las áreas del país para quienes viajan por carretera, sea del interior, Darién, Colón o la propia área metropolitana, así como para los que viajan por avión, gracias a la cercanía al aeropuerto de Albrook.

Es el área más céntrica y ventajosa para llegar desde cualquier punto de la república, pero sus instalaciones se están quedando chicas por una mala decisión del presidente Guillermo Endara, quien en su mandato entregó edificios a la CSJ y al Minsa, reduciendo así el espacio que hoy ocupa el ION. Todos esos edificios estaban acondicionados para atención de pacientes, por lo que ahora no es conveniente construir ni mover al ION a otras áreas. Por el contrario, lo mejor sería desalojar a la CSJ y reubicarla en una ciudad judicial, y al Minsa a otra área del Canal, y adecuar las instalaciones en lo que otrora fue el Hospital Gorgas.

Si el ION es accesible para los pacientes que vienen desde cualquier punto del país y si más del 90% de ellos son pobres o de clase media, entonces, ¿por qué mudarlo? ¿No sería más factible trasladar las otras dos instituciones y readecuar sus edificios para el ION? ¿También desatenderá a su pueblo el actual gobierno? ¡Dios te salve, Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código