MIRADA HISTÓRICA

Impactos de un avistamiento: Carlos Guevara Mann

Varios son los impactos del quinto centenario que se conmemora hoy, un acontecimiento cuyas distintas facetas aún no alcanzamos a comprender adecuadamente. El desinterés por la historia y la incapacidad para el análisis, propios de nuestro medio, nos impiden evaluar aspectos fundamentales de nuestra realidad, con consecuencias negativas para nuestro desarrollo.

Para los pueblos indígenas, la proeza de Balboa es un capítulo más en la historia de avasallamiento de las poblaciones radicadas en el continente a la llegada de los europeos y la violenta incautación de sus recursos naturales. El descubrimiento, para los españoles, del Mar del Sur permitió la conquista de Sudamérica y la explotación de sus minerales para el enriquecimiento del hemisferio norte, con un horroroso saldo de vidas humanas y sufrimiento que perdura hasta hoy.

La efímera presencia de Balboa en el istmo (1510-1519) coincidió con la implantación de un sistema político autoritario, patrimonialista y usurpador, algunos de cuyos principales rasgos todavía nos acompañan hoy. En una interesante columna publicada en este diario el 16 de marzo de 2002, Carlos Iván Zúñiga vinculó los orígenes de la mundialmente célebre corruptio panamensis a las hazañas del propio Vasco Núñez.

Balboa, escribió el Dr. Zúñiga, “tenía a su perro ´Leoncico´ con una mesada de muchos maravedíes” pues aquel can diabólico poseía el olfato para “distinguir en los combates al indio rebelde del indio manso”. En efecto, dice Oviedo en su Historia general que ´Leoncico´ “ganó a Vasco Núñez y en esta y otras entradas más de dos mil pesos de oro, porque se le daba tanta parte como a un compañero en el oro y en los esclavos cuando se partían”. Como la porción del botín asignada a ´Leoncico´ se la apropiaba Balboa, tenemos en esta aparente curiosidad histórica el antecedente documentado más remoto de esa nefasta institución que contamina nuestro sector público: la “botella”.

En lo económico, la llegada de los españoles a las riberas del Pacífico, en el golfo de San Miguel, determinó la función transitista del istmo de Panamá, una característica que ha prevalecido por cinco siglos y ha tenido consecuencias importantes en nuestro devenir. Aunque esta afirmación se ha convertido ya en un lugar común, no es por ello menos cierta.

Según la Contraloría General de la República, en 2011 las actividades primarias y secundarias –la agricultura, ganadería, pesca, minería, manufactura y el suministro de electricidad y agua– representaron el 13% de nuestro producto interno bruto a precios de mercado. El 87% restante fue aportado por actividades del sector terciario (Panamá en cifras, 2007–2011). Esta composición de nuestra economía, de sólida trayectoria histórica, ha impactado fuertemente en nuestros procesos sociales y políticos.

La llegada de los españoles a las orillas del Mar del Sur abrió nuevos rumbos de navegación por el Pacífico y los efectos de esta apertura perduran aun hoy. La ruta que conecta el Lejano Oriente con el Atlántico norte –la de mayor movimiento del Canal de Panamá– tiene sus orígenes en el Galeón de Manila, instituido por los españoles cuando descubrieron que las tierras americanas lindaban con el océano Pacífico.

En aquella época, el itinerario llevaba a la flota española de los puertos de China, con escala en las Filipinas, hasta Acapulco, por tierra hasta Veracruz y de allí, por barco, a la península ibérica. Hoy, con distinto recorrido, la ruta tiene aun mayor importancia para la economía internacional.

Otro trayecto importante, que conecta al Pacífico sudamericano con el Atlántico norte, de singular relevancia para Chile, Perú, Ecuador y Colombia, remonta sus orígenes a la Armada de la Mar del Sur, instituida por los españoles en 1580 para organizar el trasiego de bienes y personas entre los territorios andinos y la metrópoli. Esta flota, que operaba entre Panamá y el Callao (Perú), facilitó durante siglos el suministro de los metales que permitieron el desarrollo capitalista del Atlántico norte y su eventual preponderancia en el sistema económico mundial.

De impactos teológicos, ecológicos y mitológicos –sobre todo en el ámbito de la identidad nacional– también podríamos hablar. Lo triste es que, con algunas pocas excepciones, entre ellas los congresos realizados por la Universidad de Panamá y la Comisión Nacional para la conmemoración del quinto centenario del descubrimiento del océano Pacífico– el suceso transcurrirá sin mayor pena ni gloria, en detrimento de nuestro desarrollo nacional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código