INFORME

´Índice de Desarrollo Humano Panamá 2014´: Roger Durán

Recientemente, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) realizó la presentación del Índice de Desarrollo Humano para Panamá y mostró los indicadores de desarrollo humano para el país. Este informe destaca el desarrollo de las personas para mantener las altas tasas de crecimiento económico, a través de evidencias científicas que prueban cómo la infancia y la juventud son períodos únicos en la formación de habilidades cognitivas y socioemocionales, esenciales para toda la vida.

Enfocado en el desarrollo de los individuos, el estudio señala que Panamá presenta un contexto favorable, porque es el país de Centroamérica con el más alto índice de desarrollo humano; es la economía latinoamericana que más creció durante la última década y, por eso, logró una reducción sustantiva de la pobreza y un aumento notable en el volumen de empleo.

Se afirma que Panamá es la sociedad más abierta al mundo de la región, si se mide en términos de inversión extranjera por habitante, del coeficiente de importaciones/exportaciones, o de las tasas de inmigración.

Para medir la situación económica de las nuevas generaciones, el estudio enfatiza en la situación de los niños menores de seis años, que según las cifras oficiales presentan niveles de pobreza que hay que considerar al momento de establecer políticas públicas para mejorar las condiciones de vida de sus familias.

Según el índice, Panamá recibió una evaluación de 0.775, y resalta por mejoras significativas en la tasa de alfabetización, dentro de la región, a través de programas de enseñanza, tanto para lugares urbanos y rurales, y en los logros educativos en los diversos niveles donde la cobertura y la calidad educativa han mejorado significativamente. También se reflejan mejoras en el mercado laboral, debido al dinamismo que presenta con una tasa de desempleo baja que alcanza el 4.1%.

El índice por provincias guarda relación con el índice del país. Hay ciertas provincias y comarcas que aun presentan diferencias en cuanto a calidad de vida, pero que cuentan con programas de ayuda social que les ha permitido elevar el ingreso de las familias, para acceder a necesidades básicas.

La idea de focalizar las políticas públicas, dirigidas a menores de edad que viven en la pobreza, debe procurar mejorar sus condiciones económicas, por ejemplo, a través del acceso a educación de calidad.

Según el estudio, en el grupo comprendido hasta los 19 años de edad, hay una gran concentración de individuos por debajo de la línea de la pobreza. Es evidente, entonces, que para disminuir la pobreza en Panamá hay que invertir en la primera infancia y la juventud.

Uno de los análisis del informe es el desafío en la formación técnica. Es un tema clave dentro de los países para las actuales y nuevas generaciones, y el reto es lograr la fácil inserción laboral para promover el crecimiento, a través de las carreras técnicas que demande el mercado.

Panamá tiene los recursos y las condiciones institucionales para llevar a cabo una transformación sostenible de largo plazo. Con un ingreso nacional bruto per cápita de $8 mil 100 (precios corrientes), es uno de los países económicamente mejor dotados de Latinoamérica. El 8.8% del presupuesto total del sector público se destina a la educación, un porcentaje bastante alto en relación con los países del área.

La expansión del Canal, el ferrocarril, los puertos, el hub aéreo, las telecomunicaciones, la construcción, la logística y el turismo son las actividades económicas que muestran más crecimiento y que deben generar abundantes dividendos para el futuro, asegurando el capital necesario para invertir en la infancia y en la juventud.

Es fundamental reconocer que hay brechas específicas en el desarrollo cognitivo y socioemocional de los niños y de los jóvenes de Panamá que pueden combatirse con políticas concretas, como el desarrollo de infraestructura adecuada para los diversos grupos de edad. Gran parte del desarrollo cognitivo y socioemocional de niños y jóvenes depende de las prácticas parentales, que necesitan ser apoyadas con políticas públicas. Dentro de los hogares, los padres deben invertir más en actividades conjuntas con los niños y en la introducción de reglas y rutinas, porque estas promueven el desarrollo infantil.

Hay que invertir no solo en el desarrollo formal, sino también en su desarrollo integral. Educando en los valores para formar a los buenos ciudadanos y trabajadores que demanda el mercado laboral, tomando en cuenta el contexto actual y futuro de la economía panameña.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código