ALIANZAS

Indignidad panameñista: Jorge Gamboa Arosemena

Conforme avanzamos hacia las elecciones de 2014, el tenue maquillaje de supuestos principios con el que muchos llamados dirigentes se presentaban a la comunidad se les cae y aflora la desesperación por no quedar fuera de “la papa” en el próximo quinquenio. Hoy hay corrientes de panameñistas que empujan para que ese colectivo busque una alianza ya sea con el Partido Revolucionario Democrático (PRD) o con Cambio Democrático (CD).

Los argumentos son varios, desde evitar que Ricardo Martinelli, directamente o por interpuesta persona, siga destruyendo la institucionalidad democrática, y continúen los contratos llave en mano, las compras directas y sobreprecios. Quienes así piensan proponen una alianza con el partido de la dictadura, el PRD. Otros dicen que con el PRD no quieren “nada” y proponen volver a aliarse al CD. Los que propugnan esto último son antivarelistas, mientras los que quieren aliarse con el PRD son, principalmente, varelistas y algunos disidentes del Molirena.

Rehacer la alianza con CD o con el PRD es similar a padecer del síndrome de Estocolmo, porque ambos partidos han hecho víctima al panameñismo y (lo peor y que más debe pesar) también al pueblo panameño, con represión, muertos y un latrocinio escandaloso, sin eximir a ciertos panameñistas que se han enriquecido injustificadamente.

Es indudable que vivimos un colapso del Estado y hay pocas alternativas, pero por razones como estas no se deben buscar soluciones al margen de los principios. Cualquiera de estas alianzas solo sería más de lo mismo, porque ni los panameñistas de buena voluntad ni los sectores decentes del pueblo podrían embozalar las corruptelas de los que controlen una u otra alianza. En ambas los panameñistas decentes serían convidados de piedra, a excepción de los miembros sin escrúpulos que sigan las corruptelas de uno u otro compañero de viaje.

Este mes de agosto, el Partido Panameñista conmemora el natalicio y muerte de Arnulfo Arias Madrid, uno de los exponentes de la doctrina panameñista que nace en el movimiento reivindicativo de Acción Comunal (1923), que aspiraba a contrarrestar las degradantes prácticas corruptas de la oligarquía y enfrentar el entreguismo a los intereses extranjeros que proliferaba en los primeros 20 años de vida republicana.

Muchos de los que se expresarán como “arnulfistas” en estas conmemoraciones, esos que quieren, maliciosa o ingenuamente, aliarse a CD o al PRD, olvidan que ese personaje nunca fue un segundón, como sería el papel indigno del panameñismo en uniones como las planteadas.

El momento que vivimos no está ni para alianzas electoreras ni para trepar ni para mantenerse en el poder. El momento es oportuno para fundar una nueva República, como en 1903, cuando los liberales y conservadores que venían de matarse y perder fortunas, con posiciones irreconciliables en una guerra fratricida, entendieron que había intereses superiores y se aliaron coyunturalmente solo para fundar la República y, una vez logrado el objetivo, siguieron cada oveja con su pareja.

Si esto no se entiende y predomina el pragmatismo, los apetitos personales, de los grupos económicos o la ingenuidad, seguiremos degradándonos. El eje del problema no es Martinelli, porque si ganara alguno de los Juan Carlos seguiría el desgreño, tal vez con menos descaro.

El camino del panameñismo es el desprendimiento, en una alianza con los candidatos independientes, la que definida con el programa constituyente, podría así aceptar a CD y al PRD. Tal unión debería ser encabezada por un independiente con alta solvencia moral, para que no haya celos de que los integrantes sientan que trabajan para un partido que no es el de ellos. Debe quedar claro que la alianza no es para gobernar por cinco años sino para fundar la nueva República y llamar a nuevas elecciones, lo que debe ser en no más de dos años y de ahí en adelante cada oveja iría con su pareja.

El pendular del panameñismo no puede estar entre el PRD y CD, sino entre los principios y la dignidad para impulsar un proyecto nacional del que todos estemos orgullosos de ser panameños, que el bien sea común a todos. Sin pobres que son una vergüenza en la sociedad ni millonarios que ofendan por el origen de sus riquezas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código