MINIMIZAR RIESGOS

Infraestructura verde urbana en la prevención de inundaciones: Graciela Arosemena Díaz

Para reducir los riesgos ambientales de una ciudad, se requiere un análisis desde la disciplina de la ecología urbana, que brinda una perspectiva distinta para comprender la ciudad, desde su relación con el entorno y con los ciclos naturales. Esto incluye el ciclo del agua, que consiste en la circulación del vital líquido a través de ríos, subsuelo y océanos.

En entornos urbanos, como Panamá, el ciclo del agua es alterado principalmente por la transformación de la cobertura natural del suelo, al reemplazar campos y bosques por amplias superficies pavimentadas, como resultado del desarrollo urbanístico descontrolado. Pavimentación que no ha respetado ni los cursos ni las márgenes de ríos que atraviesan la ciudad. Esto modifica la escorrentía superficial e impide la infiltración del agua en el subsuelo, creando una capa impermeable que aumenta las probabilidades de que se produzcan inundaciones, e incluye pérdidas económicas.

Por ello, es necesaria la introducción sistematizada de superficies verdes en el tejido urbano. Además, hay que dejar de percibir la lluvia como un problema y reconocerla como un recurso que puede ser aprovechado. Es indispensable considerar esta necesidad, al encontrarnos a las puertas del cambio climático, porque ya se comienzan a registrar alteraciones en el régimen pluvial, se vislumbra un aumento de la época de sequía y el incremento de los episodios de lluvias extremas. Estas situaciones son parte de las incidencias ambientales en la ciudad de Panamá y elevan su vulnerabilidad ambiental, incluyendo la seguridad hídrica.

Para enfrentar estos retos, es fundamental cambiar la óptica del urbanismo tradicional, enfocado en planificar el espacio construido y su función, limitando la posibilidad de que las áreas verdes sean organizadas de forma que ayuden a mejorar aspectos urbanos, como la movilidad, gestión de residuos, moderación de la temperatura, prevención de inundaciones, así como el uso sostenible del agua, mediante el diseño de sistemas de captación de la lluvia para su aprovechamiento.

Así, el sistema de espacios abiertos de una ciudad tiene como misión primordial mejorar la habitabilidad y facilitar su funcionamiento, tal y como lo hacen otros equipamientos urbanos. De allí que en Europa se le denomine: “infraestructura verde”.

Sin embargo, en nuestra ciudad las anacrónicas normas exigen superficies de espacio verde insuficientes, ya que no están fundamentadas en la función ambiental y urbana de una infraestructura verde. Las actuales normas tienen una concepción escuetamente ornamental, que tampoco garantiza una justa distribución social del espacio verde. En definitiva, hace falta ordenar estas áreas desde el rigor científico y la reestructuración urbana, mediante una planificación integral, basada en indicadores de sostenibilidad.

Hemos de reconocer que solo con planes y normas no se previenen las inundaciones ni se crea una infraestructura verde. Falta voluntad política para su aplicación, pero involucrando a la ciudadanía y a la iniciativa privada para desarrollarlo, se puede conseguir que gane toda la sociedad. Y es que evitar las pérdidas económicas relacionadas con incidencias ambientales, también puede ser un buen negocio para el sector empresarial.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código