SOCIEDAD

Inmoralidad en la esquina de El Santuario: Rossana Uribe

Estamos tan acostumbrados a ver sin mirar, que hasta las cosas más fuertes que nos rodean las dejamos pasar inadvertidas. Así, los chicos que piden dinero en las calles han pasado a formar parte del panorama, igual que el hombre sin pierna, y otro que seguro sufrió de hipoxia al nacer y que ahora deja caer su baba, mientras escuchamos el clin clin de las monedas que agita en un vaso de plástico cerca de la ventanilla del carro, para obtener “algo” que le permita llevarse el pan a la boca.

Pero lo que no puede ser cierto es que las autoridades hayan dejado en el abandono al “Señor del Santuario”. Así se conoce a ese hombre a quien ni la cara podemos verle, porque la enfermedad se la ha quitado. Su rostro ya no tiene nariz, le falta parte de los pómulos y de la órbita ocular. Con una piel transparente (de lo blanca que es) se sienta en su silla de ruedas, en medio de los dos carriles vehiculares siempre atestados de carros, cuyos conductores lo esquivan para no atropellarlo, pero que pocas veces se detienen a darle alguna moneda.

El año pasado él todavía tenía ambas piernas, pero una le fue amputada. Se cubre del sol y de la lluvia con una vetusta sombrilla, mientras que mueve un vasito con algunas monedas y mira al vacío, solo de alma y escaso de ganas de vivir.

He visto a niños asustarse por su cara y gritar horrorizados. No es justo que él viva esa vida indigna en esta una ciudad de rascacielos, del Metro, de cintas costeras inútiles, noches de lujo, chicas que aún debutan en sociedad, gente que se pelea por salir en la portada de las revistas sociales y políticos insaciables de poder y dinero.

Aquí no debería haber espacio para la indiferencia.

¿Adónde van los impuestos? ¿Qué pasa con los programas pomposamente llamados “sociales”, y con las iglesias que tan prontas están para protestar cuando algo no cuadra con sus estrictos lineamientos morales? Inmoralidad es esto.

¿Dónde está la ayuda que este señor merece por ser ciudadano de Panamá, supuestamente el primer país en crecimiento económico de la región? Darle unas monedas no hace sino paliar en una ínfima parte sus necesidades. Él, y otros muchos como él, merecen ser atendidos por el Estado. El “Señor del Santuario” tiene que ser atendido, tratado, acompañado y alimentado. No se trata de “ver si se puede”, es que hay que hacerlo. Siempre lo he dicho, hay dos Panamá. Y los nuevos ungidos en el poder tienen que gobernar en ambos. Déjense de discursos adornados y hagan lo que tienen que hacer y punto. Sin más vueltas. Den un buen ejemplo y atiendan a este hombre que no debe ni puede pasar un día más bajo el sol, esquivando carros fríos de aire acondicionado, manejados por conductores fríos de alma.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código