CLAVE DE LA SEGURIDAD JURÍDICA

Institucionalidad democrática: Javier Ordinola Bernal

El fortalecimiento de las instituciones democráticas es lo único que a largo plazo puede permitir seguridad jurídica y certeza a una nación. Todo Estado tiene una Constitución Política que representa el pacto más importante que une a una nación. En ella se sientan las reglas básicas de la convivencia social que permite la existencia del Estado.

La Constitución, como pacto central que da sentido al Estado, regula los aspectos esenciales, sienta las bases sobre las cuales se edifica todo el andamiaje institucional. Define las libertades y derechos de los ciudadanos, la forma de gobierno, sus órganos esenciales, las instituciones fundamentales que conforman el aparato público y sus atribuciones esenciales.

A partir de la Constitución se construye todo el andamiaje institucional que sienta las bases del funcionamiento del Estado. Cumplir esto, respetar la Constitución y los procesos que de ella se derivan es la clave de la seguridad jurídica.

En los Estados democráticos los ciudadanos eligen por el voto universal, secreto e igualitario a sus representantes. La Constitución define cómo se eligen, a que cargos, por cuánto tiempo y sus atribuciones. Las leyes secundarias desarrollan lo anterior.

Por tanto, los funcionarios electos no reciben un cheque en blanco, por el contrario, juran respetar la Constitución y las demás leyes. Pero además hay instituciones fuertes que velan por el fiel cumplimiento de las regulaciones. Velan por la conducta del funcionario en cuanto a labor pública.

Por ello no importa qué partido gane las elecciones. Se producen alternancias en el Poder Ejecutivo con toda normalidad. Ningún partido se aferra al poder ni viola la institucionalidad democrática para lograrlo. De esto tenemos innumerables ejemplos de recientes elecciones.

El año pasado en Latinoamérica hubo elecciones presidenciales, legislativas y locales. En unas hubo cambio de partido, en otras no. Pero nada pasó. Las sociedades continuaron su desarrollo normal. La mejor prueba es que América Latina tuvo un alto crecimiento económico el año pasado.

El elemento común de estos Estados es su fortaleza institucional.

Solo en los países con débiles instituciones democráticas es donde los cambios y los procesos electorales producen traumas. La debilidad institucional genera polarización política y es donde se producen las victorias electorales de los grupos extremistas con poco compromiso con la débil institucionalidad.

Cuando hablo de extremismos políticos me refiero tanto a los de derecha como los de izquierda. Lo ocurrido en Venezuela ya hace algunos años, por ejemplo, fue el resultado de la destrucción de la institucionalidad democrática en ese país provocado por la corrupción y el descrédito de los partidos políticos y del sistema democrático.

Estamos a tiempo de vernos en ese espejo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código