DAÑO AMBIENTAL

Inundaciones por encargo: Arturo Rebollón Hernández

En este país maravilloso ocurren cosas insólitas, los encargados de preservar la naturaleza son los que se coluden con plutocráticos depredadores ambientales para devastarla, es algo así como dejar nuestros niños al cuidado de pederastas.

Un gran sector del este de la ciudad que se construyó tomando en cuenta los drenajes naturales del terreno, tales como amplias áreas a desniveles milimétricamente más bajas, han sido alterados con la construcción de grandes proyectos; esto comenzó con el desvío del río Juan Díaz que atravesaba el terreno por donde, posteriormente, se construiría El Centro Comercial Los Pueblos, continuó con la construcción del corredor norte –una gran barrera artificial y para algunos una represa– con unos cuantos pases para el flujo tortuoso del agua a muy baja velocidad, por la escasa pendiente; líquido que antes se almacenaba o absorbía por extensas áreas salvajes inundables protegidas, llámese manglares.

Gobernantes e inversionistas se han unido para conspirar contra el patrimonio de los panameños y han legislado para permitir la venta de manglares a precio de centavos por metro cuadrado –precios absolutamente ridículos–, para que luego los inversionistas los vendan por miles de dólares el metro cuadrado. ¡Así es como los millonarios en el poder y sus amigos se hacen multimillonarios!

Esto de por sí es ya malo, pero si hicieran sus fortunas sin perjudicar a otros, tal vez, no sintiéramos tanto disgusto, pero el caso es que nos roban y, además, nos toman por idiotas a todos los panameños. Han construido lujosas urbanizaciones con rellenos de más de dos metros de alto para librarse, ellos, de las inundaciones; han desviado cursos existentes de agua con criterios estéticos para beneficio de sus urbanizaciones, sin considerar la eficiencia en el flujo y el volumen captado; han canalizado los drenajes, con escasa capacidad de desalojo, con una sinuosidad y rugosidad que provocan la inundación de los sectores populares del corregimiento de Juan Díaz.

Estos tipos son tan descarados, que no solo obstruyen el libre flujo del agua pluvial de esa gran cuenca con estrechos canales, sino que los hacen solo de tierra. Es increíble, amasan millones con sus urbanizaciones y, además, están esperando que sea el Estado (con el desregulado ahora fondo de Ahorro Nacional) el que pavimente los estrechos canales, como para reconclavar, cuando nunca debió aprobarse un plano bajo esa condiciones.

Esto parece un complot, en el que la realidad supera a la ficción, con el fin de declarar inhóspitas las zonas de Juan Díaz, para luego comprarlas al precio de una guayaba y volver a lucrar sin medida. En los manglares se nota la mano nociva del hombre, porque las zonas que antes estaban saludables hoy, misteriosamente están secas. El impacto de esta depredación salvaje, autorizada y patrocinada por funcionarios filomonetarios, puede dar al traste con la confiabilidad del hub de Tocumen.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código