LO BUENO Y LO MALO

Inversión de los valores en la sociedad: Juan Manuel Estribí Pérez

Ahora que lo malo es aplaudido y lo bueno está fuera de moda, vale la pena revisar lo que ocurre en la sociedad. Mucho tiene que ver con esto el hecho de que no revisamos cuáles son las motivaciones que procuran esa mutación en la mentalidad del hombre.

Cuando nos referimos a lo que es bueno y malo, hablamos de valores universales y antagónicos entre sí. Son universales porque han existido desde el principio de la humanidad. Antagónicos, porque uno es opuesto al otro, y ambos no pueden coexistir en una sola sustancia. También son absolutos, pues entendemos que lo bueno lo es en su totalidad, es decir, que algo no puede ser mitad bueno o mitad malo.

Teniendo en cuenta lo anterior, entonces lo bueno y lo malo no son cosas que puedan variar. Son inmutables porque obedece a criterios objetivos de valoración natural. En otras palabras, no se puede colocar por mero subjetivismo social, algo que es malo por algo bueno.

Dice un famoso refrán: “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Es decir, por más que se quiera maquillar una idea o una doctrina mala “como buena”, no dejará de ser negativa. El problema estriba en que gran parte de los seres humanos se come el cuento, porque el sensacionalismo que caracteriza nuestro entorno los invade y hace que vea el producto negativo más atractivo o bonito.

Al parecer, muchos siguen siendo títeres, sin saberlo. Títeres de quienes buscan imponer mentiras para dominar a los que no se atreven a indagar más allá, ya sea porque están sesgados por espejismos de felicidad o por rebeldía patológica inexcusable. Algunos de estos últimos con intereses ocultos.

Ahora las bajezas humanas se presentan como algo normal y merecen premios. Lo bueno es que aún muchas personas somos conscientes y sabemos que hay cosas que nunca serán correctas. Lo escalofriante es que nos siguen bombardeando con material basura, hasta que todos lo consideremos normal.

Por último, se nos vende un concepto tergiversado de la libertad. De ese concepto equívoco se sirve el poder económico para esclavizar; de esa libertad se sirven para alienarnos y ligarnos al vicio y a las mentiras.

El expresidente José Mujica de Uruguay dijo en una ocasión que si uno necesita drogas para ser libre está frito, porque la libertad, en realidad, está en la mente. Es por ello que la verdadera libertad no se supedita a una concesión legal o social, pues esta deriva de los hombres y es imperfecta. Aquella concesión podría ser una manifestación, pero la libertad es un acto de apertura a lo bueno. Es aceptación y conocimiento de uno mismo y de los dones de la naturaleza. Por ello, se trata de obrar en armonía con ellos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código