OBJETIVOS Y FILOSOFÍA

Jugando a la educación particular: Jorge Luis Macías Fonseca

Las recientes denuncias vertidas en un programa televisivo matutino, con respecto a la educación particular y las exigencias hechas a padres de familia en los términos de dar una serie de insumos que nada tienen que ver con el instrumental pedagógico requerido para el proceso son escandalosas, por lo que se requiere la intervención urgente del Ministerio de Educación (Meduca).

Al pedido de enseres domésticos y de limpieza, amén de libros costosísimos que terminan sin el uso debido, pero dispensados por editoriales que parecieran estar en contubernio con la administración de los colegios, se suma ahora la importación de libros ajenos a nuestra realidad y el excesivo pago de matrícula, que aumenta cada vez más. Todo esto ubica a la educación particular en el ojo de la tormenta y la torna en un “negocio”, alejado de la filosofía y el objetivo de la educación y, lo que es peor, sin los controles establecidos. Pareciera que para el Meduca la educación particular es un caso sagrado e intocable.

La ley Orgánica de Educación de 1946 dice taxativamente que: “La educación es oficial o particular… toda educación es pública, en el sentido de que los establecimientos de enseñanza, sean oficiales o particulares, están abierto a todos los alumnos sin distinción de raza, posición social o religión”. También, señala que: “La educación particular, conforme a los preceptos constitucionales que la establecen, es la impartida por entidades privadas, el Estado la reconoce y apoya… Los planes de estudio, los programas de enseñanza y la organización de las escuelas particulares requieren la aprobación del Meduca, a fin de garantizar a la sociedad el cumplimiento de la filosofía, las finalidades y el objetivo de la educación panameña. En tal virtud, los centros educativos particulares serán supervisados por el Meduca, a través de la Dirección Nacional de Educación Particular”.

Como vemos, el Meduca no puede desentenderse de lo que ocurre en el sector privado. La condición de colegio particular no faculta a sus administrativos para establecer fórmulas onerosas ni astronómicos cobros, porque su finalidad sería el lucro y no la formación adecuada del estudiante. En Panamá, la educación particular –salvo excepciones– se percibe no como un sector educativo de excelencia académica, sino como centros cuyas características no están distantes de las financieras o entidades bancarias o, en el peor de los casos, como casas de empeño, en que lo importante son las ganancias a costa de cualquier cosa. La pregunta del millón es si el Meduca, o quien fuese, ha medido la calidad y la eficiencia de esos centros particulares para ver si se corresponde el desbordado interés pecuniario con el conocimiento, la ciencia y la tecnología. La educación particular no puede mantenerse como un negocio de alta rentabilidad económica a costa de un mal entendido carácter privado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código