EQUILIBRIO SOCIAL

Juventud, protestas y rebeldía: Jaime Cheng Peñalba

En cierta ocasión, el fallecido presidente chileno Salvador Allende, asesinado por la cruenta dictadura de Augusto Pinochet, en relación a la juventud comentó que ser joven y no ser rebelde es una contradicción hasta biológica. Verdaderamente, la historia así lo demostró con las manifestaciones juveniles de las décadas de 1960, 1970 y parte de 1980. Si algo tenía el movimiento estudiantil de estos períodos, es que poseía una clara bandera de lucha, objetivos, organización y un concepto propio de nuevos modelos de grupos sociales.

Eran idealistas, claro. Pero acaso un ideal no es algo por lo que se lucha hasta que llega a ser real. Fueron tildados de “subversivos” hasta la fecha, puesto que su versión de una vida digna no es la oficial que el capitalismo ha pretendido que asimilemos, así sea con la fuerza institucional y con el soborno.

La democracia, por ejemplo, en las sociedades monárquicas autocráticas fue en su momento el ideal de los marginados hasta que se concretó producto de revoluciones sangrientas al mejor estilo de la francesa.

El movimiento estudiantil panameño fue bastante politizado, valiente y organizado, sobre todo, en la década de 1960 y 1970. Poseía un enorme sentido de pertenencia a la denominada patria soberana y, por ende, a los ideales de autogestión y descolonización. A todo esto hay que añadirle la influencia de una sociedad global partida en dos concepciones ideológicas claramente antagónicas y que desembocó en la llamada guerra fría que puso en tensión y alerta permanente a nuestras juventudes de aquellos tiempos.

Recuerdo que en Panamá, casi todas las escuelas públicas poseían asociaciones federadas que en realidad eran gobiernos estudiantiles. Había altos niveles de organización y seriedad y esto se demostraba en las asambleas donde se tomaban decisiones producto del consenso de los allí presentes. Qué mejor ejemplo de democracia que esto. Los líderes estudiantiles de aquellos tiempos eran oradores naturales. Sabían comunicarse y expresarse correctamente. Se instruían y tenían una sed de sabiduría. Ellos fueron realmente gente con mucha formación literaria y un gran sentimiento patriótico.

Con el pasar del tiempo, el movimiento estudiantil panameño fue bajando en intensidad y paulatinamente desaparecieron las asociaciones federadas y, por ende, las asambleas juveniles. Algunos entendidos señalan que esto, en parte, responde a la desaparición del mundo bipolar con la aparición del unipolarismo, con el trasfondo del capitalismo como modelo vencedor y la desaparición de la utopía de una sociedad más justa. Otros, en Panamá, sostienen que la devolución de las tierras ocupadas por los estadounidenses, lo que marca el fin de la lucha anticolonial interna, así como el de las dictaduras militares, contribuyó a dejar sin efecto algunas consignas del movimiento estudiantil.

El camino hacia una sociedad más justa y humana no es fácil y siempre estará lleno de objetivos a alcanzar. El hecho de que no tengamos dictaduras y poseamos gobiernos supuestamente democráticos, no es justificación para que la lucha de los jóvenes termine. Es innegable que la descolonización de la antigua Zona del Canal se logró por el empuje del movimiento estudiantil y popular, no por los políticos de turno ni algunos empresarios vende patria que hoy día son los que mayor beneficio han sacado de las áreas revertidas y el manejo del Canal. Claro que la desmovilización estudiantil y la ausencia de ideales conviene al orden establecido y a los políticos corruptos que, maquiavélicamente en alianza con algunos programas tóxicos dizque juveniles, han estereotipado a nuestros jóvenes presentándolos como gente alocada, sin rumbo y que vive la vida solo por vivir. En esta parte es que entra a regir la orientación de los educadores y otras entidades interesadas en un mejor Panamá. Necesitamos recuperar la calidad de la juventud estudiosa. Crear mayor conciencia en ellos. Los estudiantes tienen todo el derecho a opinar y tomar decisiones. No son borregos ni un número más dentro de una lista de calificaciones.

No comparto las protestas sin sentido en la que se destruyen bienes de gente que le ha costado bastante conseguirlos, pero creo que la rebeldía siempre existirá y esta debe llevar a los jóvenes a protestar de manera cívica y ordenada, pues ellos también tienen algo que decir ante los males que nos aquejan, sobre todo, a los desplazados, a pesar del miedo que las autoridades incluyendo al Ministerio de Educación le profesen a nuestros muchachos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código