CORRUPCIÓN

Lección de dignidad para políticos: Paulino Romero C.

La dignidad personal es un bien que vale por sí mismo, pero del que debemos sentirnos orgullosos toda vez que logramos librarnos de los incidentes que traten de menoscabarlo o de las tentaciones que busquen declinar su potencia moral. Últimamente se han dado en Panamá muchos escándalos de corrupción en los que han quedado al descubierto personalidades políticas y empresarios de los que no se tenía conocimiento antes de su mal comportamiento.

De cualquier episodio se debe salir con el honor intacto, porque la vez en que se haya fallado a ella se habrá roto un resorte capital de nuestra personalidad y nos habremos perdido el auto respeto.

Se dice que la integridad de todo hombre y mujer tiene su precio. Demostremos que ese prestigio vale mucho, pero que no se vende, porque es preferible vivir en la pobreza honorable del decoro que en la riqueza falsa de la deshonestidad.

El peculado, que es el delito consistente en el hurto de caudales del erario cometido por quien tenía confiada a su cargo la administración de los mismos, la prebenda, que es un beneficio otorgado por el favoritismo, sin merecerlo; el acomodo, que es otra forma de regalo político como pago de favores electorales, sin medir para nada el mérito del beneficiado, y el soborno, que es el procedimiento de corromper mediante dádivas a quien puede concedernos algo que mucho interesa a nuestras mezquinas ambiciones, son formas denigrantes de la conducta humana que es preciso condenar y repeler, si queremos obrar con entereza y probidad.

Lamentablemente hay que decirlo, con cierta pena, los muchos casos de escándalos de peculado, fraude, corrupción, etcétera, que se han dado y denunciado ante las autoridades competentes durante el último año, están a la vista y sujetos a investigaciones para su debida sanción y condena.

No nos dejemos seducir por las subyugantes tentaciones del lujo, la riqueza mal habida y el mando. Si podemos escalar esos planos con méritos probados y mediante recursos honestos y de buena ley, bienvenidas sean esas conquistas, pero sepamos librarnos de esas tentaciones si para el logro de las mismas hay que perder la reputación, ofender la dignidad y torcer la conducta, porque los tributos alcanzados tendrán el pecado de las glorias falsas de los patrimonios mal habidos. Ejemplos, Panamá hoy.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código