Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

EDUCACIÓN

Lecciones de los diálogos: Carolina Freire

El llamado del Presidente de la República a un diálogo por la educación es una nueva oportunidad para que abordemos el tema más importante de la agenda nacional. Es una oportunidad para aprender de los aciertos y desaciertos de diálogos pasados, enrumbando este nuevo esfuerzo hacia el éxito.

Desde mediados de la década de 1990 Panamá ha sostenido al menos tres grandes diálogos y diversos sectores han producido no menos de 11 documentos de planificación y propuestas de políticas públicas, cuyo objetivo es trazar una agenda para el mejoramiento de la educación. Estos esfuerzos no han sido del todo estériles. El gran acierto ha sido facilitar una visión compartida entre diversos sectores sobre las prioridades y acciones que se requieren para mejorar. Basta analizar los acuerdos y propuestas del pasado para darse cuenta de que todas coinciden al menos con cuatro objetivos: Mejorar la equidad en el acceso a la educación, elevar la calidad de los aprendizajes, fortalecer la profesión docente y mejorar la gestión administrativa y la inversión.

No solo hay un relativo acuerdo sobre lo que se quiere para el sistema, sino que el Consejo de la Concertación Nacional se ha tomado el trabajo de actualizar y priorizar sus acuerdos sobre la educación, y proyectarlos hasta 2027. Pero nos hemos quedado cortos en implementar los acuerdos. Aunque surgieron propuestas valiosas, muchas fueron ignoradas por los gobiernos, y las pocas que se aplicaron son víctimas de la falta de continuidad. El año pasado, un análisis de la Secretaría de la Concertación Nacional para el Desarrollo reveló que solo 18 de los más de 172 acuerdos sobre educación consensuados por este mecanismo se habían cumplido (10%) y solo un tercio mostraba algún avance.

Los números confirman que no hemos sido capaces de traducir la visión de la educación que queremos (equitativa, de calidad, eficiente y de alto desempeño) en políticas, programas, sistemas e iniciativas concretas, medibles y sostenidas. Estas limitaciones no se deben al ejercicio del diálogo en sí, sino a la ausencia de un compromiso político para implementar los acuerdos, y a la falta de mecanismos de seguimiento, evaluación y veeduría por parte de la sociedad civil. Para evitar incurrir en los errores del pasado y devolver la credibilidad a los procesos de diálogo, este nuevo ejercicio debe contar al menos con dos elementos. Se trata, en primer lugar, de la participación decidida y comprometida de los partidos políticos.

En gobierno, los partidos son responsables de conformar los equipos humanos que dirigen las instituciones educativas. Ellos tienen en sus manos la conducción y ejecución de las políticas educativas. Sin su conocimiento de los retos y oportunidades de la educación, sin su apropiación de los acuerdos y su compromiso por ejecutar la agenda consensuada, quedaremos en un diálogo de buenas intenciones. Cada cinco años seguirá cambiando la visión y planes educativos, y estaremos en el mismo lugar, solo que peor porque habremos perdido más tiempo.

En segundo lugar, para que el nuevo diálogo sea exitoso debe concretarse en uno o varios proyectos de ley derivados de los acuerdos que deben ser presentados y prohijados por la Asamblea. De esa manera, serán producto no solo del consenso con la sociedad civil, sino asumidos como política de Estado y se garantizará su institucionalización. Conociendo las lecciones de los diálogos pasados, debemos estar en mejor posición para aprovechar esta nueva oportunidad. Lo debemos a las actuales y futuras generaciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código