ALERTA: Moradores de Juan Díaz bloquean el corredor Sur, a la altura de Don Bosco.

EJEMPLO DE DIGNIDAD NACIONAL

Lecciones históricas amargas: Ricaurte Arrocha Adames

En febrero de 2003, los más altos ejecutivos de la NASA desoyeron advertencias de técnicos y profesionales que advertían del riesgo del despegue del transbordador Columbia, bajo temperaturas muy bajas como las que imperaban ese día sobre Cabo Cañaveral. Minimizadas y despreciadas esas observaciones de prudencia, la tragedia conmocionó no solo a toda la nación norteamericana y al mundo entero, sino que como consecuencia catastrófica produjo el aborto del programa espacial y la pérdida del liderazgo y el orgullo de Estados Unidos.

Lección similar, no aprendida, había registrado la historia un siglo antes, en 1912, cuando el capitán y los lugartenientes del Titanic menospreciaron las advertencias de condiciones adversas de navegación, por la soberbia de que ellos no conducían una nave cualquiera, sino la más elevada expresión de la tecnología marítima de su tiempo... e insumergible.

Las mieles del poder máximo, también, obnubilan la razón. Nos han brindando ejemplos similares, muy recientes, de catástrofes en gobiernos reconocidos antes por su enorme poder económico y político, como el que disfrutaron Mubarak y Gaddafi y el que sufre hoy y desangra al pueblo sirio en manos de Assad, que caerá vivo como el primero para enfrentar a la justicia, o muerto como el segundo.

Desconocer y no reconocer los logros positivos que ha alcanzado la administración del presidente Martinelli en nuestro país es cosa de necios. Pero, desafortunadamente, no todo lo que brilla es oro. No es la riqueza mineral, monetaria ni urbanística la que hace rica y grande a una Nación. Además, “si no hay separación de los poderes establecidos en la Constitución no existe democracia” (Montesquiu). Y los ejemplos adversos que brinda nuestro gobierno no pueden ser más demoledores. La misma Corte Suprema de Justicia, por otras razones cuestionadas, emitió dos fallos recientes que ratifican fehacientemente que transitamos sobre caminos tortuosos llenos de riesgos: la Asamblea violó la Constitución (caso de Bosco Vallarino); el Ejecutivo de igual manera lo hizo (caso Parlacen); la Asamblea se empeña en un proyecto de Sala Quinta, pero duerme durante todo un año, a pesar de la importancia vital que representa para el pueblo ngäbe buglé la ley que ellos objetan con relación a la minería y las hidroeléctricas en su territorio. En vez del diálogo y el convencimiento, la imposición. Y... la experiencia desafortunada, sangrienta, de Bocas del Toro en 2011 volvió a repetirse, violándose esta vez libertades de comunicación y de jurisprudencia que estaban llamados a salvaguardar los principios de expresión, de territorialidad y de inocencia. ¿Cambio... democrático? Hoy, un pueblo equivocadamente desestimado por su sangre indígena nos ha entregado a todos los panameños y al mundo un ejemplo vibrante de dignidad, valentía, lucha y determinación que estamos obligados a imitar, sin temor para hacer valer nuestros valores y derechos. Dos años de trabajo gubernamental arduo, por levantar la imagen de país de éxito envidiable, pulverizados en una semana de desaciertos inconcebibles. ¿Es que solo ante la tragedia el ser humano rectifica?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código