DISYUNTIVA

Levantamientos en todos lados: Olmedo Beluche

Mientras se desarrollaba la Copa Confederaciones de fútbol, impresionaron las imágenes de la juventud brasileña confrontándose con la policía, que se mezclaron en los noticieros con las de otros jóvenes de un país un poco más distante, Turquía, donde ellos también salían a la calle por otros motivos. No acababan de cantarse los goles en el Maracaná y de escucharse los ecos de las protestas brasileñas, cuando millones se lanzaron a las calles en Egipto contra el gobierno de Morsi y luego contra el golpe de Estado. Esta situación ha llevado a Inmanuel Wallerstein a hablar de “levantamientos aquí, allá y en todas partes”.

¿La participación masiva de la juventud en Brasil, Turquía, Santiago de Chile, El Cairo, igual que antes en Grecia, o en la “primavera árabe” de hace dos años, tiene algo en común? El combustible de estos “levantamientos en todas partes” es la profunda crisis económica del sistema capitalista mundial. Crisis permanente, porque Europa y Estados Unidos no han superado el crack de 2008. Para asegurar la “ganancia”, al capitalismo solo le queda aumentar las desigualdades sociales, la superexplotación de la clase trabajadora, la expoliación de la naturaleza, el saqueo de naciones enteras, incluso la guerra. Un sistema social en estas condiciones se ve obligado a recortar y violar los derechos democráticos.

La principal víctima de esas desigualdades sociales del capitalismo es la juventud. A la de hoy le han robado los empleos y los derechos sociales con que contaba la generación anterior; la de cualquier país no conoce lo que es un empleo estable y bien remunerado, tampoco tendrá jubilaciones dignas, ni una buena cobertura de seguro médico, etc. En muchos países su única esperanza de una vida “mejor” está en unirse a la mafia, pandillas o maras. Millones de jóvenes se convierten en lo que llaman “ninis” (ni estudian, ni trabajan), es decir, una generación sin futuro dentro del sistema capitalista. Esa es la juventud que estalla en ira, de Londres a Estocolmo, de Madrid a Estambul, de El Cairo a Río de Janeiro. Es pobre y obrera. Obrera, porque carece de medios de producción propios y debe vender su fuerza de trabajo por un salario para poder vivir. No porque tenga teléfonos móviles y use Facebook pertenece a la “clase media”.

Las revoluciones del siglo XXI recién acaban de comenzar. Todavía están en una fase de ruptura. Esta juventud indignada rechaza la corrupción e hipocresía de los partidos políticos que han gobernado y son los responsables del actual estado de cosas, tanto de derechas como de “izquierdas”. De ahí que a veces la protesta adquiera formas “apolíticas”. La maduración de esta juventud indignada continuará forjándose en la lucha y, más temprano que tarde, comprenderá que la disyuntiva para la humanidad, como dijo Rosa Luxemburgo, es socialismo o barbarie.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código