CRIMINALIZACIÓN

Leyes y principios: Robin Rovira Cedeño

Según información publicada la semana pasada en La Prensa, la procuradora llevó a la Asamblea el proyecto de ley 650 que contempla penalizar la discriminación por razón de “raza, color, sexo, edad, idioma, religión o convicción, opinión política o de otra índole, origen nacional étnico o social, nacionalidad, discapacidad, orientación sexual o situación económica”. En su exposición de motivos, ella explicó que la propuesta busca cumplir con los compromisos adquiridos con la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial, a la que Panamá está adscrita desde 1967.

Aquellos que objetan el proyecto señalan que es un riesgo contra nuestra libertad, porque pretende criminalizar la discriminación por razón de orientación sexual, entre otros tipos. De esta manera, cualquiera que cuestione (examinar atentamente una materia) las relaciones homosexuales o se oponga al matrimonio entre personas del mismo sexo, se convertiría en un delincuente y podría ir a la cárcel. Me llama la atención que hoy en día se quiera penalizar todo, pasando por alto que las actuaciones humanas no solo deben estar regidas por leyes, sino por principios. Las leyes se escriben en un papel y las enseña el maestro o profesor en la escuela o universidad, pero los principios los escriben en el corazón la madre y el padre y se aprenden en la familia.

El artículo 59 de nuestra Carta Magna dice: “Los padres están obligados a educar a sus hijos para que obtengan una buena crianza...”. Esto presupone que la educación es algo que va más allá de la mera formación académica. Tiene que ver con los principios que rigen las actuaciones humanas. Es aquí que hablamos de “carácter”. Con justa razón, alguien escribió: “El carácter de un hombre es su destino”. Yo agregaría que el carácter de un hombre es el destino de toda una nación.

La educación guarda relación propiamente con lo moral. La Constitución dice, en su Art. 63, que el Estado creará una organización destinada a proteger la familia con el fin de que esta, a su vez, proteja a los menores del peligro moral.

Propugnar que el mundo sea regido exclusivamente por leyes despojaría a la familia de su derecho connatural como baluarte de los principios. Equivaldría a pensar que esa institución ha fracasado y que, por ende, las leyes deben tomar el control de nuestras vidas como única alternativa de convivencia humana. Supondría alentar el espíritu de la sospecha, dado que este proyecto es susceptible de interpretaciones. Es decir, lo legal quedaría reducido a fiarse en el crédito de meras interpretaciones, lo que expone al peligro de que en vez de actuar en derecho se actúe, al contrario, en razón de la interminable variedad de interpretaciones.

Decía Pablo Coelho en su libro El Alquimista que “el berrido de un camello en tiempos de paz es solo un berrido, pero en tiempos de guerra es una señal de peligro”. Este proyecto 650 en tiempos de política o en momentos en que se atenta contra la institución llamada “familia”, es una señal de peligro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código