CULTURA

Literatura y subliteratura: Robin Rovira Cedeño

Esto que voy a compartirles no es una cruzada personal en contra de las telenovelas, sino un consejo que nos dio a los estudiantes una profesora de español cuando yo era joven. Ella nos dijo: “Jóvenes, espero que no estén viendo telenovelas; porque las telenovelas son catalogadas como subliteratura. Es decir, literatura de masas; literatura del montón. Es decir, literatura dirigida a personas que padecen de pereza mental. Y esto es así porque las telenovelas no requieren de análisis para entenderlas, al contrario de las obras literarias que sí requieren de análisis para entenderlas lo que vigoriza la mente y enriquece el intelecto”.

Todavía recuerdo parte del análisis que debíamos hacer cuando leíamos una obra literaria en el colegio: Personajes primarios y secundarios. Perfil psicológico de cada uno. Entorno histórico y geográfico. Vocabulario. Técnica narrativa, etc.

Así como una persona que lee, siempre tiene una respuesta para todo; así, una persona que analiza, siempre entenderá todo. La vez pasada alguien comentaba un artículo del periódico diciendo: “Pasa tanto tiempo entre las nubes que nunca aterriza y por no querer hablar de manera clara se pierde su mensaje. No capté nada de sustancia aquí, lástima”. La verdad, no extraña que no haya captado nada. Algunas personas están tan acostumbradas a la subliteratura que si no les hablan “de manera clara”, no son capaces de entender.

En Carta a García dice: “El punto sobre el cual quiero llamar la atención es este: Mckinley da a Rowan una carta para que la lleve a García. Rowan toma la carta y no pregunta: ¿en dónde podré encontrarlo? ¡Por Dios vivo!, que aquí hay un hombre cuya estatua debería ser vaciada en bronces eternos y colocada en cada uno de los colegios del universo. Porque lo que debe enseñarse a los jóvenes no es esto o lo de más allá; sino vigorizar, templar su ser íntegro (mente), a concentrar sus energías, a hacer las cosas, “a llevar la Carta a García”.

Recuerdo haber asistido a una reunión de padres de familia y la profesora orientadora dijo: “Yo les he dicho a mis estudiantes que después que ellos terminen sus tareas ellos tienen derecho a ver sus telenovelas”. Increíble.

Decía Jacques Lacan, seguidor de Freud, que el psicoanálisis nació de la lingüística. No extraña, entonces, que la literatura sea formadora de la personalidad, el carácter y la cultura. Los desordenes psicológicos se manifiestan muchas veces en la manera de hablar. Cuidemos nuestra lengua. Leamos literatura. Los jóvenes deben leer: Oliver Twist, de Oliver Twist; El pequeño príncipe, de Antoine de Saint Exupery; Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain; Huckleberry Finn, de Mark Twain; Ivanhoe, de Walter Scott; Hombrecitos, de Louisa May Alcott (para los chicos); Mujercitas, de Louisa May Alcott (para las chicas); Los miserables, de Víctor Hugo; Miguel Strogoff, de Julio Verne; Quo Vadis, de Henry Sienkiewicz; Corazón, de Edmundo de Amicis; Ben Hur, de Lewis Wallace; La vuelta al mundo en 80 días, de Julio Verne.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código