VISIÓN DE UNA CIUDADANA

¿Loco por el pueblo o por el poder?: Maribel Wang

Cuando en el año 2009, usted se alzó como gran triunfador de las elecciones y se consagró como Presidente de la República de Panamá, muchos panameños como yo, que nunca hemos estado inscritos en ningún partido, y para quienes el tema político no ocupa más allá que la cotidiana participación ciudadana desde el desempeño como padre o madre de familia y profesional, llegamos a pensar que en verdad lo que usted proponía era un verdadero cambio. ¡Qué ilusión! Me costó mucho trabajo darme cuenta de que lo que publicaban los medios, y que usted tanto criticó, a fin de cuentas era la mera verdad.

A pesar de que sus apariciones públicas, haciendo demostraciones de su supuesta lucha hombro a hombro con el panameño de a pie, me han parecido siempre vergonzosas, no tanto porque se vean tan artificiales como se ven, sino porque es una manera vil de engañar a las personas de corazón sensible y simple, que creen en este tipo de maniobras, que se dejan llevar por eso y por políticas de Estado que no son “una magia”, sino el mínimo compromiso necesario que debe llevar a cabo como mandatario de este país. A pesar de todo eso, excelentísimo, yo creía que detrás de ese empresario había un hombre soñador y “loco” que estaba tratando de voltear una realidad.

Hoy miro, con tristeza, el principio del fin de esta lucha indígena, y miro con otros ojos el pasado reciente que antes veía de un modo distinto. Hoy se me cae el antifaz que tenía y que, probablemente, mucha gente como yo creía tener; personas con trayectoria en empresa privada, sin afiliaciones políticas, sin pasiones partidistas. Hemos visto desnudarse al verdadero hombre, un hombre cuyo ego, como muchos dijeron al principio, lo único que quería conquistar era “el poder”, más nada. Un hombre que quiere todos los poderes del Estado, un hombre que quiere todo como lo quiere, cuando lo quiere y donde lo quiere. Usted no es más que eso. Pero el único consuelo que me queda, es que ante Dios, usted y Jerónimo Rodríguez Tugrí son iguales; si es que lo son, pues de lo que no me queda la menor duda, es de que a usted le costaría un mundo igualarse a una persona que como él, murió por un ideal noble, no como usted, que ni siquiera tuvo el valor de enfrentarse a un diálogo en donde antes de empezar no se presentó, porque sabía que las tenía todas perdidas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código