RESULTADOS

Luces y sombras de una cumbre: Xavier Sáez-Llorens

Tuve que reescribir esta columna para no calcar la opinión del Dr. Pichel sobre la Cumbre (domingo pasado). Prometió no acusarme de plagio. El evento, en general, tuvo un balance muy positivo para Panamá. Organización, logística, seguridad y rol mediador del país fueron protagonistas destacados. La cancillería, en especial la titular Saint Malo y su vice Hincapié, rayó en la excelencia. Nuestra sociedad se comportó a la altura de las circunstancias durante unos días caóticos para la rutina cotidiana. Entre los mandatarios, a mi juicio, la mayor victoria fue conseguida por Barack Obama. Los grandes derrotados fueron Nicolás Maduro y su marioneta Cristina Fernández. Raúl Castro salió triunfante de rebote. El resto de mandatarios tuvo una actuación insípida. El foro de las sociedades civiles se afeó por la turba de varilleros oficialistas traídos por Cuba y Venezuela para su premeditado boicot. El cónclave empresarial se lució con el reforzamiento de las alianzas público-privadas como estrategia de desarrollo socioeconómico moderno, con la negociación entre Copa y Boeing y con el convenio tecnológico-educativo firmado con Mark Zuckerberg. Lo más llamativo de la asamblea obrera fue el partido amistoso con Evo Morales (fútbol como opio del pueblo). Poco se divulgó de la reunión entre rectores universitarios, salvo las vergonzosas falencias en el idioma inglés de la mayoría de representantes latinoamericanos. El conocimiento parece siempre relegarse, tristemente, a segundo plano.

La imagen de Juan Carlos Varela salió vigorizada a nivel internacional. Su discurso, empero, fue excesivamente diplomático para mi gusto. El vocablo diplomacia, en muchas ocasiones, representa un sofisma para esconder hipocresía. Lo políticamente adecuado no es necesariamente éticamente correcto. El tema de la Cumbre era prosperidad con equidad. Equidad se relaciona a justicia e imparcialidad. Los derechos humanos son parte básica de esa anhelada igualdad y son valores abismalmente superiores a cualquier argumento diplomático. En las palabras del anfitrión no hubo ninguna mención a libertad de prensa, represión política o exilio forzado. Otros derechos elementales son la tolerancia a la diversidad y la ausencia de privilegios selectivos. En este sentido, se perdió una oportunidad de oro para dar una lección al mundo sobre convivencia pacífica, respeto al pluralismo y aspiración al Estado laico. En la época que vivimos actualmente, repleta de racismo, xenofobia, homofobia y odio religioso, habría sido fabuloso invitar a los líderes de las distintas corrientes espirituales que existen en el istmo (católicos, cristianos, hebreos, musulmanes, agnósticos/ateos), de las etnias indígenas, orientales, negras o caucásicas, y de las comunidades gais. Tristemente, nuestro gobernante solo mencionó a Ulloa, Carrascosa, Lacunza, Romero (qepd) y al enviado del Vaticano, dando a las huestes católicas un protagonismo numérico incluso superior al de las delegaciones de los países participantes.

Históricamente, los presidentes nunca se han caracterizado por tener coeficientes intelectuales elevados. Obama es una de las pocas salvedades. Además de claridad mental, mostró donaire, elegancia y don de gente. Que bueno que los períodos de Bush ya pasaron. Su elocuencia, cordialidad y mirada altiva denotan capacidad, humanismo y honestidad. Me encantó la bofetada intelectual dada a Correa cuando se refirió al significado de libertad de expresión. Castro, al menos, sin decir nada profundo, exhibió un léxico conciliador y sentido del humor. Pasarse grotescamente del horario estipulado traduce incapacidad de síntesis, irrespeto a otros oradores y narcisismo. Las intervenciones de Maduro y Cristina fueron realmente bochornosas. El populista venezolano no solo violó el tiempo de intervención sino que utilizó una verborrea vulgar e inculta. Su periplo por “Zorrillos” fue un homenaje a la estupidez demagógica. En vez de meterse en nuestros asuntos internos, debió dar explicaciones sobre corrupción de asesores, cierre de medios, expropiación de empresas y persecución a opositores. La Zona Libre, además, todavía tiene la jop de que pague su deuda millonaria. Cristina, su incondicional aduladora, hizo gala de oligofrenia. Aparte de requerir un curso rápido en OpenEnglish.com, nos aclaró los motivos por los que Argentina ha pasado de ser una nación emergente a una decadente.

El nivel del periodismo regional fue espantoso. Oppenheimer se escabulló por la puerta de atrás debido a su ignaro comentario sobre atribuir la bonanza económica panameña a la inmigración venezolana. El deseo de notoriedad afectó severamente su habitual sensatez. Los medios locales decepcionaron por superficialidad de análisis, falta de erudición noticiosa y entrevista a los voceros de siempre, atiborrados de carencias y agendas de conveniencia. Salvando la calidad contrastada de Sabrina Bacal, por realzar excepciones, una buena parte de los comentaristas locales cubre las noticias como entretenimiento informativo (una especie de infotainment, como dirían en el norte).

Excluyendo los beneficios directos para nuestra patria y, quizás, para la relación entre Cuba y Estados Unidos (habrá que ver qué pasa si algún retrógrado republicano gana las elecciones venideras), dudo que esta reunión presidencial traiga sustancial provecho para el continente. Ahora, terminado el peculiar espectáculo, al Gobierno le toca dedicarse cabalmente a los urgentes problemas domésticos que andan en inercia ejecutora: agua potable, electricidad, transporte, seguridad, aseo, educación, salud, entre otros. Hay que culminar los proyectos viejos y planificar los nuevos porque la prosperidad nacional no admite letargos. Esperemos que, esta vez, el bienestar venga casado con equidad. De lo contrario, otra cumbre estéril. @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código