POLÍTICA

Mangoneo electorero: Domingo M. González

Para entender los almuerzos y encuentros secretos últimos entre gobierno y seudo opositores, forzosamente debemos rememorar aquel octubre de 1987 cuando la entonces Cruzada Civilista llamó al pueblo a las calles bajo la falaz consigna del “empujón final” que supuestamente defenestraría la dictadura de Manuel A. Noriega. Entonces hubo arrestos y encarcelamientos a montón. El local del antimilitarista Partido Acción Popular, que presidía el Dr. Carlos Iván Zúñiga (q.e.p.d.), fue allanado por el tenebroso G-2. Seis personas fuimos secuestradas, y sin juicio alguno enviadas al penal de Coiba.

Nuestro delito, exigir una “constituyente originaria”, aún vigente y organizar el “Movimiento Civilista Popular”. Los periódicos de la dictadura, por su parte Crítica, La República y El Matutino, dirigidos por el testaferro Carlos Núñez, nos incriminaron acciones terroristas como pretender derribar el edificio Avesa, matar gringos y echarle la culpa a la defenestrada y funesta Fuerza de Defensa. Todo esto, bajo la coordinación de un grupo denominado “Modelho”, desconocido totalmente por nosotros.

Una vez liberados, investigamos el grupo que falazmente se dijo nos daba órdenes. Conocimos que estaba integrado por “torrijistas” tránsfugas del frente empresarial del PRD, quienes frente al ocaso de la dictadura, se cobijaron en la Cruzada Civilista. Comandado entonces por Gabriel Lewis Galindo (q.e.p.d.), su hermano Samuel, y otros del mismo entronque, y/o vínculo político empresarial.

Tras la invasión, a partir de 1990, advertimos cómo el protagonismo del grupo en 21 años de dictadura transmutó, por lo que su retorno al PRD era improbable. Con una estratégica distancia del partido militarista, inicialmente apoyó al presidente Endara, aunque las circunstancias le dictaban crear nueva tolda partidista. Así, nacen los partidos Solidaridad y Cambio Democrático, cuyos miembros supieron solapadamente ocupar cargos de ministros, canciller, director de la CSS, etc., en gobiernos PRD y Panameñista.

Hoy, observando en retrospección al grupo 4-40, “4 años de autocracia y 40 de sucesivo protagonismo entre dictadura y democracia”, alcanzamos a derivar por los hechos, tal vez la tramoya que los retornó al poder.

Explicando en término boxístico el actuar del grupo, sospechamos que la pretensión inicial por controlar al panameñismo les falló. La doña envió a la lona al yerno y “buen panameñista” Alberto Vallarino. Ulteriormente, vimos cómo el conformado partido del grupo “Renovación Civilista”, en alianza con la Democracia Cristiana del hermanastro, con Alberto de candidato, volvió a desafiar al Panameñismo y Alberto otra vez besó la lona.

En un tercer round, por razones aún no claras, el porfiado candidato del grupo fue sustituido por el tránsfuga Guillermo Endara, quien sin advertir el irónico pase de factura, aceptó la postulación del Partido Solidaridad, mientras Samuel, hijo y sobrino, renunciando la vicepresidencia del citado colectivo, se inscribía en el PRD y por arte de birlibirloque, se erigió primer vicepresidente del gobierno PRD, con el apoyo de la Democracia Cristiana y el encargo de Solidaridad.

El protagonismo del grupo en el PRD y el hoy Partido Popular, pareciera revelado. Sin embargo, continuó la lucha por desbancar la dirigencia del Panameñismo. Muchos vimos al sempiterno candidato enfrentar entonces a Juan Carlos Varela, y una vez más coger lona.

Finalmente, tocó a Ricardo Martinelli afrontar al Panameñismo. No obstante, el cuadrilátero fue trasladado a la embajada estadounidense, tal vez territorio del referee, donde un Varela arrinconado tiró la toalla, sin advertir lo que le esperaba después.

Mientras tanto, el paje Carlos Núñez, cofrade del grupo en dictadura, a la fecha guarda silencio respecto al actuar de este, por él citado entonces. Mismo al que por razones obvias jamás hemos pertenecido.

Notoria la vocación de poder del grupo cabe preguntar. ¿Después de tres knock down, servirá la vicepresidencia del panameñismo para una candidatura presidencial en alianza con el grupo 4-40? ¿Se repetirá el papel de Endara o de Varela que hizo posible al grupo limpiar los 21 años de dictadura de su máximo jefe, renacer de sus cenizas autoritarias y adquirir un nuevo rostro autocrático después de la invasión? ... Amanecerá y veremos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código