ÉTICA POLÍTICA

Maquiavelo, Panamá y ética: Charlie Del Cid

Los sucesos políticos de estos días son el escenario perfecto –algo así como una pantalla plasma para un autocine, los más jóvenes no saben de esto– para aprender sobre la filosofía política de Maquiavelo.

Este célebre autor del Renacimiento italiano es famoso por su obra El Príncipe. Si bien el pensamiento más famoso de la obra no aparece textualmente en el escrito, la visión que Maquiavelo dejó lo engloba: “El fin justifica los medios”. El filósofo le escribía a Lorenzo de Médicis lo que debe ser un político real y la política real. No lo ideal y utópico.

Mis estudiantes han visto en el teatro panameño lo que Maquiavelo aconseja: Si tienes que mentir, hazlo. No es necesario que mantengas las promesas que hiciste. Es preferible ser temido, que amado; claro, nunca odiado. Es mejor ser autoritario, que liberal... A raíz de toda esta semana de “caldero político”, el burgomaestre capitalino ha afirmado que está desilusionado con algunos políticos. ¿Cuánto estará decepcionado el Creador de nuestras acciones?

Pío XII manifestó que la política es la forma más elevada de caridad; se entiende que es el medio concreto para practicar la justicia distributiva o punitiva, según sea el caso: dar a cada cual lo que le corresponde. El Concilio Vaticano afirma de la política que es “ese arte tan difícil y tan noble”. Difícil, porque los políticos cada día nos alejamos más de la ética, de la verdad, de la bondad y de la belleza. Noble, porque la política es el camino para que los hijos de Dios tengan las condiciones mínimas para tener una vida digna.

Cuánta falta nos hace releer las bienaventuranzas del político, del cardenal Xavier Ngyuen Van Thuan que aquí resumo: Bienaventurado el político que tiene un elevado conocimiento y una profunda conciencia de su papel; bienaventurado el político cuya persona refleja la credibilidad; bienaventurado el político que trabaja por el bien común y no por su propio interés; bienaventurado el político que se mantiene fielmente coherente; bienaventurado el político que realiza la unidad y, haciendo a Jesús punto de apoyo de aquella, la defiende; bienaventurado el político que está comprometido en la realización de un cambio radical; bienaventurado el político que sabe escuchar; bienaventurado el político que no tiene miedo.

La política no puede vivir sin la ética. La política es el camino para hacer concretos nuestros valores éticos. ¿Será que la crisis en las familias está causando que nuestros políticos se alejen de la ética? Padres y madres de familia, eduquemos a nuestros hijos con altos principios éticos, con valores morales sólidos para que nuestros futuros gobernantes sean honestos, honorables, incorruptos... ¿Será mucho pedir? ¿Será que entramos en el campo de la utopía?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código