DEBATE

Matrimonio y ‘homonomio’: Javier Barrios D.

El término matrimonio viene del latín matrimonium, cuyo origen etimológico proviene de dos palabras, matris (madre) y munium (defensa). Para complacer a los que objetan su uso en la legalización de las uniones homosexuales, por simple analogía podríamos acuñar el término homonomio, que, obviando el significado literal de homo (primates homínidos) o como prefijo (igual), significaría “defensa del hombre”, por razón de que los romanos se nos adelantaron dándole al término patrimonium el significado de “lo recibido del padre” (herencia) y de allí evolucionó a su connotación en español.

Los distintos estudios y las teorías que de estos se derivan, apuntan a que la homosexualidad puede tener diversas causas que se agrupan en tres categorías: algunos científicos encuentran su origen en factores biológicos (la genética, la predisposición y desequilibrios en las hormona masculinas y femeninas durante el desarrollo del feto); otros lo atribuyen a una diferenciación en el tamaño de un área del cerebro (el hipotálamo), y otros aducen causas socioculturales y psicológicas, como la crianza y la ocurrencia o vivencia de eventos, traumáticos o no, durante la fase de desarrollo del niño (oral, anal, fálica y genital, según S. Freud). Habrá casos en que quizás bastará solo uno de estos elementos y en otros será la conjugación de varios para que una persona sea homosexual. También, las investigaciones han demostrado que la homosexualidad es frecuente entre los animales, desde los primates hasta microorganismos. O sea, que es propia del reino animal, es un producto de la naturaleza y, como consecuencia, sus relaciones y uniones no son antinaturales. En conclusión, se nace homosexual o se hace o se potencia durante la niñez. Ningún adolescente o adulto es homosexual, porque, a puras ganas, un día decidió serlo, que es distinto a “salir del clóset”. De manera, que no debe catalogarse como una preferencia, sino como una orientación. Además, al desconocerse plenamente sus causas precisas, es imposible revertirlas. O sea, que cuando se es homosexual, no hay vuelta atrás; no queda otra que aceptar y afrontar la situación y luchar porque familiares, amigos y la sociedad en general lo entiendan y lo acepten.

Dicho lo anterior, lo que corresponde hacer, mientras no haya una plena aceptación –y esto vale para todo ser humano– es ganarse el respeto de la sociedad, practicando principios y valores, logrando una adecuada formación profesional y evitando excentricidades públicas, porque, a diferencia, si los heterosexuales lo hacen, la sociedad lo verá como algo incorrecto, pero normal.

Ahora que Estados Unidos aprobó la ley sobre el matrimonio gay y otros países lo tienen en agenda, los conservadores, los homofóbicos y líderes y fanáticos religiosos creen que está resurgiendo Sodoma y Gomorra. No comprenden que no están haciendo otra cosa que convertir una unión de hecho en derecho y que tal paso, además de responder a un clamor, a una necesidad, le proporciona a estas parejas seguridad jurídica frente a sus deberes y derechos económicos y a la hora de repartir bienes o herencias.

Otros, recurriendo a la Biblia, objetan que se le denomine matrimonio, lo que es pura semántica. Incluso, un sacerdote español se atrevió a afirmar que tal aspiración no es más que un capricho que cae en la estupidez y que no le extrañaría que en el futuro aprueben el matrimonio entre hermanos. Se olvida el prelado, que la Biblia, como toda ley o norma se presta a interpretaciones y tiene lagunas, por lo que se podría colegir que, si Dios creó, en un principio, al hombre (Adán) y a la mujer (Eva), siendo únicos, no encontraron otra forma de cumplir con aquel mandato de “creced y multiplicaos”, que, primero, cometiendo incesto, luego, copulando hermanos con hermanas, después, estos con los primos y primas y los primos entre sí. Incluso, para entonces debió aparecer el primer gay, pues en todas las familias los hubo o los hay o los habrá. Ni la Iglesia se salva, que mitigaría los problemas que ha estado confrontando con sacerdotes con dicha orientación sexual, si les permitieran contraer matrimonio u homonomio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código