DERECHOS Y RESPONSABILIDADES

Medios y libertad de expresión: Salvatore Bacile

Como un hecho previsible, según las ciencias políticas modernas y dada la acumulación de poder que caracteriza al actual partido gobernante, se cierne sobre nuestra democracia el fantasma de la coerción estatal a la libertad de expresión.

Si bien es cierto la “libertad de expresión” que no es más que el derecho que tenemos todos de expresar libremente nuestras ideas y pensamientos, es considerada un derecho fundamental o un derecho humano, conforme a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, también es cierto que se le reconocen límites, en particular cuando entra en conflicto con otros valores como lo son la moral, la honra, el orden público, etc.

Los últimos acontecimientos que han salido a la luz pública en torno a la existencia, casi clandestina, de células organizadas y aparentemente financiadas por fondos públicos, dedicadas a la labor de monitorear y contrarrestar a todo medio de divulgación que proyecte, objetiva o subjetivamente, la realidad nacional en forma contraria a los intereses del gobierno en turno, más que una limitación legítima a este derecho, es un ejemplo del abuso del poder y la sujeción a esta libertad, típica de un Estado autoritario.

No menos preocupante es la súbita, pero contundente campaña de ataques personales iniciada en contra de periodistas, medios y sus directivos, en algunos casos con respecto a su idoneidad u objetividad, y en otros con respecto a su honra y dignidad personal. La reacción unificada del llamado cuarto poder no se ha hecho esperar, y como otrora, en la dictadura militar, rápidamente se han organizado contra esta operación sistemática y han lanzado su propia campaña para neutralizar estos ataques y exigir un alto a esta actividad desacreditadora.

Inevitablemente, esto ha traído el resurgimiento en los círculos académicos, de la discusión en torno a la aparente doble moral de algunos medios, críticos acérrimos de la configuración de los delitos de calumnia e injuria, y quienes ahora, al verse atacados, repentinamente se convierten en sus mayores defensores.

Sobran los ejemplos de panameños (as), que han sido objeto de calumnias, injurias y abusos, precisamente, de este cuarto poder y su dominio sobre las artes de comunicación.

Lo que ocurre debe llevarnos a reflexionar y plantear, como sociedad, una fórmula que nos permita proteger y blindar la libertad de expresión como una garantía fundamental frente a los abusos del Ejecutivo, meta que es prioritaria, pero también exige que, producto de ese mismo esfuerzo, replanteemos la forma en como los medios nos deben garantizar que verifican la veracidad de la información que difunden, así como la forma en que proyectan las noticias, para que logremos, como meta igualmente importante, el respeto a la honra de cada individuo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código