UN MAL SOCIAL

Mentirita fresca: José Manuel Fernández

Mentirita fresca es el nombre, de forma jocosa, con el que solemos llamar al mentiroso en nuestro medio. Esta designación ganada con el esfuerzo diario no depende de la posición social o económica ni de la preparación académica, tampoco del avance de la ciencia, es casi como un mal de ojo, con el agravante de que no se quita, “aunque al poseso se le remoje la cabeza con su orine”, cuentan los viejos.

¿Cuál es la finalidad de mentir? El hecho de mentir siempre tiene por finalidad conseguir algo a cambio. Miente el niño que no quiere que se le castigue, el adolecente por inmadurez y muchos adultos, porque han quedado atrapados en la niñez o la adolescencia.

El mentiroso siempre trata de ganar y de ocultar algo, por lo que resulta tan importante enfocar el beneficio que persigue, como la verdad que esconde.

Es propio del mentiroso afirmar que si se repite muchas veces una mentira, esta se convertirá en verdad. También que cuando se acompañan cosas ciertas o bellas con mentiras, dan como resultado un todo verdadero; hay que estar atentos a las medias verdades.

Como en todo, la cantidad y la “calidad” siempre son importantes; se puede ser un mentiroso ocasional o uno consuetudinario, ambos con combinaciones de bajo o alto impacto, no obstante, el que miente continuamente lo que gana es la incredibilidad y la desconfianza para sí y la molestia y el perjuicio para los demás.

En nuestro tiempo el mentiroso ha ganado mucho terreno y quiere que aceptemos algunas mentiras como situaciones normales: la supremacía de un género sobre otro, que se va al gobierno a robar, que la finalidad de la vida es tener mucho dinero y que solo así se logrará la felicidad; detrás de cada una está el engaño. El mago no engaña, usa trucos para crearnos una ilusión que nos divierte, el mentiroso el engaño para su beneficio que nos lesiona.

Se puede tener adicción a las mentiras, como también las adicciones pueden generar gran cantidad de mentiras. La adicción a las drogas, al alcohol, al sexo, y no porque las mencione en último lugar sean las de menor importancia, por el contrario, la adicción al dinero y al poder.

No es de extrañar que se solicite la participación de personas de integridad reconocida cuando se trata de negociar con un mentiroso, de otra forma sería imposible siquiera un acercamiento.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código