TRANSPORTE

Metro Bus, bondades y deficiencias: Franklin Ledezma Candanedo

El refranero popular nos enseña que “el apuro trae cansancio”, sentencia breve y real, a la medida de lo que pudo y aún puede ser un modelo de transporte público colectivo, que hoy ostenta como trágica herencia las deficiencias crónicas de los abominables “diablos rojos”.

Como usuario frecuente del Metro Bus, compruebo sus bondades que, por ahora, son escasas y sufro en carne propia (como miles de panameños) sus notorias irregularidades, debido precisamente a la urgencia de cambiar sin planificar, sin prioridades, sin una real concienciación de transportistas y usuarios.

Una vez cumplida la abrupta salida del sistema de “chatarras ambulantes”, muchas de las cuales aún recorren las vías públicas, el juicio recto debió indicar la conveniencia de crear servicios alternos (microbuses) en rutas cortas. Esto evitaría horas extras de viaje a los pasajeros con destinos lejanos, lo que significa amanecer y anochecer en un medio de este tipo.

Como quiera que prevalece la cultura del “juega vivo” (en porcentaje significativo de esta sociedad sui géneris), la experiencia debió señalar la necesidad de adoptar un código de conducta para los conductores de la empresa y los usuarios. Ubicar en las unidades del Metro Bus, durante un lapso prudencial, a inspectores que impidan el ingreso de un número mayor de usuarios de los permitidos (parados) y evitar que otros lo hagan por la puerta trasera. Además, habría que nombrar a empleados que realmente cumplan su función orientadora en las paradas.

Son humillantes las vivencias que padecen a diario los usuarios, sobre todo, por tantas expectativas que había en torno a la eliminación de las peligrosas anomalías en el sistema anterior, como la reducción de tiempos y distancias y, en consecuencia, un aumento en la calidad de vida familiar.

El eminente filósofo y escritor hispano Miguel de Unamuno (1864-1936) señaló, con su puntería verbal: “Lo que natura no da, Salamanca no presta”.

En consecuencia, por ahora, son pocas las esperanzas de que el servicio sea realmente eficiente, ordenado, seguro y confortable. Tampoco hay la certeza de que otros sectores sacrifiquen algo en procura del bienestar general (prima el interés particular) y, menos aún, que se aplique a conductores y peatones normas específicas de tránsito, como docencia para impedir el daño de vías y sitios públicos y el diario congestionamiento vehicular, que nada tiene que ver con megaobras, necesarias sí, pero con debida planificación y prioridades.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código