En directo: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá Ver más

SOCIEDAD

Migraciones y xenofobia en Panamá: Olmedo Beluche

Una combinación de circunstancias ha producido una ola de xenofobia que no tiene precedentes, salvo en las primeras décadas del siglo XX, cuando llegaron a Panamá decenas de miles de afroantillanos a la construcción del Canal.

En ese período se produjeron movimientos “nacionalistas” que tomaron cuerpo en la doctrina panameñista de Arnulfo Arias y su Constitución de 1941, en la que se hablaba de “razas de inmigración prohibida”, refiriéndose a la “raza negra cuyo idioma originario no sea el castellano”.

La actual ola xenofóbica parece obedecer a la combinación de dos circunstancias: un alto crecimiento económico de Panamá respecto de la región, lo que la convierte en sitio privilegiado de inmigrantes en busca de trabajo; pero un crecimiento económico que no ha resuelto los graves problemas sociales que aquejan al pueblo panameño.

Una toma de posición respecto al asunto migratorio tiene que ser compatible con la moral cristiana, los derechos humanos, la lucha histórica por la integración bolivariana de nuestra América y el internacionalismo proletario.

El cristianismo aporta el primer criterio, conquista moral de la civilización humana, cuando dice: “Todos somos iguales” (ante Dios) y, por ello, debes “amar al prójimo, como a ti mismo”. No es muy cristiano llamarlos “escoria”.

Otra conquista de la humanidad es la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Parte de esos derechos incluye el asilo, a la salud, la alimentación y el trabajo para todos.

Una verdad histórica: todos somos inmigrantes o descendientes de inmigrantes. Panamá, particularmente. Las grandes migraciones del siglo XX son un problema social, pero los que emigran no son culpables de ello, sino las víctimas. No culpemos a las víctimas. Digamos de quién es la culpa del problema: del sistema capitalista, que impone las grandes desigualdades sociales.

Para evitar las consecuencias sociales de la migraciones incontroladas hay que combatir el mundo desigual que se ha construido en los últimos 30 años con la llamada globalización neoliberal capitalista.

La exigencia de regularización para todos los inmigrantes, para que tengan iguales derechos que los nacionales, es la mejor defensa de la clase trabajadora frente a los capitalistas inescrupulosos que intentan dividirnos, sobreexplotando al trabajador inmigrante que no se atreve a reclamar por temor a la deportación.

“Los trabajadores no tienen patria”, han dicho Marx y Engels, porque todos son explotados por los mismos enemigos de clase, los capitalistas quienes son aliados entre sí. De ahí la consigna: “¡Proletarios del mundo, uníos!”.

El nacionalismo, en general, es una ideología reaccionaria usada para que los trabajadores sirvan de carne de cañón en defensa de los intereses de los explotadores. Pero Lenin explicaba que existe en el mundo actual dos tipos de naciones: las opresoras o imperialistas, y las oprimidas. El nacionalismo de las naciones oprimidas es progresivo mientras enfrente al imperialismo.

El nacionalismo progresivo de las naciones oprimidas de nuestra América, desde el siglo XIX, se expresa como anhelo de integración y unidad latinoamericana. Una verdad que ningún panameño debe olvidar jamás: los pueblos de América Latina fueron solidarios con Panamá en la lucha generacional por la soberanía en el Canal.

Los extranjeros que hay que combatir son los capitalistas que vienen a explotarnos económicamente, que se han apropiado de la industria nacional y de la tierra, esos no necesitan el Crisol de Razas, porque las leyes se lo permiten. Esos extranjeros son los grandes capitalistas y banqueros.

Levantemos la consigna de nacionalización de la banca, la gran industria y de los servicios públicos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código