CONSULTA

Ministra, ¡evite la huelga!: Elda Maúd De León

Que se trate de reformar la enseñanza media que es –probablemente– el nivel menos eficiente de los tres, es encomiable, pero que se sigan elaborando planes mediante una tecno-burocracia y que los docentes sean meros ejecutores de lo que otros han decidido, sin consultarlos verdaderamente, es contraproducente y generador de conflicto.

Que se use parte del presupuesto en tecnología moderna para las escuelas implica que se desea actualizar los procesos de enseñanza y aprendizaje, pero que se crea posible administrar la educación sin dar participación real al docente, es decir, sin democratizar la relación jefes-subalternos es totalmente anacrónico y no colabora en la solución del conflicto.

Pregonar que la calidad de la educación es muy baja y que será un obstáculo para el desarrollo futuro es un gran acierto, pero estigmatizar a los maestros y profesores es echar sal en la herida. No se debe olvidar a las universidades –públicas y privadas– que los forman; ni negar que los materiales y equipos no alcanzan para todas las escuelas. No hay que desconocer que la cuarta parte de las escuelas son atendidas por maestros multigrado y que el 40% de los padres son pobres, o sea con escolaridad insuficiente para ayudar a los hijos. Hay que recordar que la jornada escolar real es de cuatro horas, y que el número de días laborables por año son insuficientes. En vez de estigmatizar, sumar mediante el respeto y la dignificación de la labor docente es la alternativa.

Panamá es tan pequeño en población y, sin embargo, tan diverso en los programas y los títulos de magisterio. ¿Qué tal si se pusieran de acuerdo en un solo programa de excelencia esa gran cantidad de instituciones que están formando docentes?

¿Cuándo decidirá el Gobierno aumentar el presupuesto, construir más edificios escolares, establecer una jornada de al menos seis horas de clases, mejorar las condiciones de vida y laborales de maestros y profesores? ¿Cuándo habrá un sistema de supervisión que acompañe, capacite y apoye el proceso que se da diariamente en cada una de las aulas?

Todos estamos de acuerdo en que las huelgas hacen daño a los estudiantes. El Ministerio de Educación tiene la obligación de mantener un diálogo de altura pedagógica, profesional y política, de manera permanente con los educadores. El Ministerio requiere dinamismo para evitar que los desacuerdos se agraven. El servicio de educación es consignado por la Constitución, así que tratar una amenaza de huelga sin recurrir a la oferta de alternativas es antiético por negligente. La resolución de conflictos está divorciada del autoritarismo y la educación es un derecho humano, por tanto el Estado, y en particular el Gobierno, tiene la obligación de garantizarla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Feb 2017

Primer premio

1 6 8 6

DADD

Serie: 3 Folio: 12

2o premio

0734

3er premio

2299

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código