SEPARACIÓN DE PODERES

¿Y dónde quedó Montesquieu?: Amhed Del Vivar Díaz Medina

En un verdadero estado de derecho de característica democrática, garante y responsable del respeto de la verdadera función del Estado, debe primar el cumplimiento de la separación de los poderes; un único poder Ejecutivo, único poder Legislativo y único poder Judicial.

Instituciones estas que han sido estudiadas y que han sido desarrolladas desde 1748, a través de su máximo representante y exponente, Charles Louis de Secondat, popular e históricamente conocido como el barón de Montesquieu, pensador de origen francés, perteneciente a una familia de nobles, quien decide seguir la tradición familiar y estudia derecho para, posteriormente, convertirse en consejero del parlamento de Bordeo, quien hace un análisis y estudio minucioso sobre la verdadera función del Estado y la separación de sus poderes y la manera en que deben actuar y trabajar en beneficio del pueblo.

Circunstancias estas que recoge y explica, de una manera muy detallada, en la famosa doctrina de separación de los poderes del Estado, que había sido inspirada anteriormente por el filósofo inglés John Locke, considerado como el padre del empirismo y liberalismo moderno y quien dentro de sus numerosos aportes en el desarrollo de su vida a nivel político estableció que el poder no es absoluto y que debe de existir una separación de los poderes. En el caso de la legislación panameña, dicha doctrina es recogida en nuestra fundamental Carta Magna de 1972, que establece en su artículo dos constitucional lo siguiente: “El poder público solo emana del pueblo. Lo ejerce el Estado conforme está Constitución lo establece, por medio de los órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial, los cuales actúan limitada y separadamente, pero en armónica colaboración”.

De la aludida normal constitucional se recogen los principios que en su momento fueron desarrollados y explicados, tanto por el filósofo y pensador político John Locke y quien inspira, posteriormente, al francés Montesquieu en su teoría de separación de los poderes del Estado.

Actualmente, frente a los acontecimientos que se registran en algunos países de Latinoamérica –de los que Panamá parece no escapar– se deja entrever que estos principios fundamentalísimos y básicos del derecho y de las ciencias políticas, que se enseñan en todas las facultades de derecho del mundo –por considerarlos de suma importancia y comprensión para los futuros profesionales que optan por conocer la verdadera concepción del Estado– han sido mal entendidos y olvidados, circunstancia esta que obliga a recordar a aquel monarca tirano, quien resumía en sí mismo los tres poderes del Estado, denominándose la máxima representación de este. De perderse u olvidarse estos fundamentales principios, se rompe la democracia, se vulneran derechos y se reprime al pueblo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código