CAMBIOS NECESARIOS

Mujeres feas y malos diputados: Jaime Correa Morales

Parodiando aquello de que: “No hay mujeres feas, hay mujeres pobres”, se puede decir: “No hay diputados malos, hay Código Electoral malo y electores poco importa”. El tema de malos diputados ha sido festinado, reiteradamente, sobre todo por los inconformes de siempre, pero más recientemente se ha intensificado con motivo del atisbo de una campaña política que se vislumbra venir belicosa, como la de 1968 que al haberse manejado tan irresponsablemente por la oposición dio paso al nefasto golpe de Estado militar.

No obstante, concuerdo conque sí hay funcionarios incompetentes, los panameños somos (son) muy dados a exigir perfección en los demás; perfección que en este mundo no existe y menos entre los electores miembros de nuestra sociedad.

He dicho antes que los serios problemas que tiene el país son, mayoritariamente, resultado de las acciones del período dictatorial. Tal es el caso del Código Electoral, que incluye aspectos que impiden el acceso a la Asamblea de personas más capaces. En primer lugar, con las diputaciones por circuitos electorales, cuyo objetivo real era controlar fácilmente a los diputados, porque los que llegaban eran las personas más humildes y menos instruidas, debido a que el ámbito en donde deben escogerse los candidatos –circuito electoral– es mucho más reducido y, por supuesto, hay menos disponibilidad de candidatos que permitan a los electores hacer una buena escogencia.

Las diputaciones no pueden ser un “caramelito” que se le regale a ungidos –aunque no tengan la capacidad necesaria– solo porque provienen de clases populares. Se debe permitir la mayor disponibilidad de candidatos para escoger bien.

En segundo lugar, con el voto plancha, obligatoriamente, salen electos algunos diputados que no tienen ni la simpatía ni los votos, pero que son “halados” por los votos de los demás copartidarios de su papeleta. No es cierto que con solo postularte en un circuito o provincia ajena a tu residencia, ya saldrás elegido. No, son los votantes quienes deciden y si los chiricanos, por ejemplo, votan por un darienita que se postule en y por aquella provincia, bienvenido sea, pues todos somos panameños.

Hay que eliminar el voto plancha y restaurar las diputaciones nacionales, como era antes del “golpe”. Las postulaciones confinadas a los residentes de un circuito son realmente una limitación a la libertad ciudadana, consagrada en nuestra Constitución, que nos impide escoger a los mejores, pues se nos obliga a seleccionar entre un mínimo grupo de candidatos. Además, tales diputados que reciben importantes emolumentos, cual glorificados representantes de corregimiento, se ven obligados a distraer su atención en minucias de su circuito, en vez de dedicarse concienzudamente a legislar para todo el país.

Antes de que se aprobara el actual Código Electoral, que surgió como producto de la nefasta y divisoria lucha de clases que implantó el dictador militar con miras a perpetuarse en el poder mediante la manipulación de diputados más sumisos, el país progresó mucho porque tuvimos excelentes diputados “nacionales” que representaban a los panameños de todos los circuitos electorales. Achacarle a diputados incapaces todos los males de los gobiernos, sin analizar la razón de su indebida presencia en la Asamblea, impedirá el mayor progreso del país. ¡Metámosle cabeza; los cambios pueden ser difíciles, pero también muy convenientes! El tema es demasiado serio como para jugar con demagogia populista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código