FUTURO ECONÓMICO

Mujeres más educadas es igual a mejores trabajos: Virgilio Levaggi

Hoy la competencia económica se da en todo el mundo. Por ejemplo, algunos productores textiles internacionales que operan en Bangladesh –luego del desastre de Rana Plaza– exploran si pueden trasladar a una zona franca centroamericana parte de sus operaciones.

La globalización de la competencia en la economía basada en el conocimiento, que caracteriza al siglo XXI, obliga a poner en el centro de las agendas nacionales la educación para el trabajo y la capacidad emprendedora.

Para que las políticas de educación, formación y aprendizaje permanente –que promueven la empleabilidad de las personas a lo largo de la vida– sean eficaces, deben formar parte de aquellas con carácter económico, social y laboral y, además, estar coordinadas con los programas destinados al crecimiento económico y a la promoción del empleo.

La instrucción y la formación profesional son fundamentales para que las personas tengan mayores oportunidades de lograr trabajo y mejores condiciones laborales. Por ende, la educación escolar, técnica y universitaria debe estar en el corazón de las estrategias de desarrollo e incorporar, adecuadamente, la igualdad y equidad de género, de lo contrario la inserción ventajosa en la globalización no se conseguirá. Más allá de la consideración de principios, la realidad exige tomar muy en cuenta la igualdad y equidad de género. En algunos países de Centroamérica donde su población tiene más mujeres que hombres, por ejemplo, o en donde la escolaridad de la población femenina es superior a la masculina, es un factor decisivo aplicar la mencionada economía del conocimiento.

¿Las políticas que promuevan la igualdad de género en la formación profesional tendrían algún impacto en la empleabilidad de mujeres y hombres y en el desarrollo de los países?

Uno de los factores que más lastra el aprovechamiento eficiente del recurso humano es la “asignación predeterminada” de las personas a distintas ocupaciones por sexo. Los estereotipos de género están en el imaginario colectivo y se reproducen y refuerzan en el mercado de trabajo dividiéndolo en ocupaciones masculinizadas y feminizadas. Situación que impacta en el nivel macro-económico pues la segregación reduce la habilidad de los mercados laborales para responder a los shocks, por ejemplo. Proyecciones recientes de la Comisión Europea señalan que el déficit de mano de obra y de calificaciones afectará más a las ocupaciones que tienen concentración de un solo género que a aquellas mixtas.

¿Tendría algún impacto económico que más mujeres se incorporaran al mercado de trabajo y que lo hicieran en mejores condiciones? Pareciera que sí. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que en América Latina y el Caribe, entre 2012 y 2017, una disminución de la brecha de género en la relación empleo-población de ocho puntos porcentuales supondría un aumento adicional del PIB de $223 millones de millones.

La democratización de la educación de calidad, con igualdad para hombres y mujeres, es un desafío principal para poder celebrar, y no solo conmemorar, los bicentenarios de las independencias nacionales, en 2021.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código