VIDA COTIDIANA

Mundología en un Metro Bus: Ricaurter Paz

Viajábamos como sardinas enlatadas en un Metro Bus de la ruta Corredor Sur-Las Mañanitas. Tuvimos que soportar un tranque de dos horas, pues a un parroquiano le dio ganas de orinar: había ingerido numerosas cervezas.

Comenzó a gritar: -¡Quiero orinar! ¡Quiero orinar! ¡Me estoy orinando! ¡Señor conductor, por favor, detenga el bus! ¡Ya no aguanto más! ¡Está por salir y no quiero orinar dentro del bus! El chofer ignoraba la súplica que le hacía el parroquiano, él seguía conduciendo como si nada estuviera pasando. Muchos de los pasajeros que viajaban en este colectivo reclamaron y otros gritaron: ¡Oiga chofer, detenga el bus! ¡El señor se está orinando y no queremos que orine dentro!

El conductor le dice al parroquiano: -Pues ve a la puerta de la salida y sácalo en una esquina para que orines, ya que no puedo parar, está prohibido y no existen paradas.

El parroquiano le responde: -¡Cómo voy a hacer eso...! Hay que respetar el bus y a los pasajeros que se encuentran aquí. Lo que me estás pidiendo, es una cochinada. ¡Respeta! ¿Qué clase de desaseado eres? Bueno, de tanta insistencia de los pasajeros para que el chofer detuviera el “Diablo blanco”, él lo detiene para que el parroquiano pudiera bajar y hacer su necesidad fisiológica. Lo que el parroquiano no sospechaba era que el conductor tenía la intención de abandonarlo. Una señora al percibir su intención maquiavélica se levanta y dice: -¡Oiga chofer, usted no puede abandonar al pasajero, hay que esperarlo!

Al terminar, él sube al Metro Bus con las manos en alto y expresa: ¡Eyy chofer, tú eres un héroe! ¡Has salvado una vida! También relató lo que vivió mientras orinaba en la pequeña selva de maleza, de aguas estancadas, criaderos de mosquitos y de otras alimañas, que viven en este Corredor Sur. Cuando orinaba, al lado había una pequeña “charca”. En ella observó dos luces que brillaban y sentía que lo miraban. A pesar de “tener el sistema nervioso, el cerebro y el cerebelo bajo el efecto del licor” jamás le quitó la mirada a estas dos luces, ya que en este Corredor han atropellado y han matado a varios Cocodrilos. Él orinó lo más rápido que pudo para no ser la cena de este reptil. Esto es lo que se vive con frecuencia todos los días. Un transporte que llega cuando le da la gana a las paradas. La vida se nos disipa, porque madrugamos más que nunca. Tiene a un país en tensión. No vemos a nuestros hijos. Salimos de madrugada y regresamos de noche. Estamos perdiendo el razonamiento al punto de que nos agarramos a puños –hombres y mujeres–. Pero ojalá que no se repita la historia de los autobuses llamados Cutsa. Que poco a poco fueron abandonados en un cementerio de chatarras de esa empresa, en Las Mañanitas.

Entonces, el Gobierno de turno tuvo que enfrentar la deuda que dejó el fracaso de ese modo de transporte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código