NUEVOS FUNCIONARIOS

Necesitamos un buen procurador: Ana Carolina Guerra Saavedra

En cada quinquenio, el pueblo panameño resulta engañado, vilipendiado y humillado, por la voracidad política de los gobiernos de turno que han hecho del procurador su gran aliado para sus negociados ilícitos. Por lo general se considera que los cargos más importantes son los de magistrados y diputados, sin embargo, se olvida otros como el del procurador general de la nación.

Según la Constitución, el procurador es elegido por el Presidente de la República, facultad de la que muchos desconfiamos porque designa a la persona encargada de ejercer funciones esenciales y riesgosas, como acusar ante la Corte Suprema de Justicia a los funcionarios, asegurarse de que los agentes del Ministerio Público desempeñen fielmente sus cargos, y exigirles que se responsabilicen por las faltas o delitos que cometan.

Esto quiere decir que la misión del procurador es velar para que los servidores públicos cumplan debidamente su labor, protegiendo así a la nación de los alborotos de la gente deshonesta y corrupta.

Recordemos que los servidores públicos son aquellos nombrados en cargos del Órgano Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en los municipios, entidades autónomas o semiautónomas y, en general, todos los que perciben remuneración del Estado. Estos son los funcionarios a los que debe supervisar el procurador.

Durante la administración del expresidente Ricardo Martinelli, ese puesto lo ocuparon cuatro personas: Ana Matilde Gómez, Giuseppe Bonissi, José Ayu Prado y Ana Belfon (actual).

Haber cambiado al titular tantas veces seguidas en una sola administración afectó las investigaciones que adelantaba ese alto despacho, porque ninguno pudo cumplir con sus funciones cabalmente. Por esta razón la figura del procurador es tan significativa y se debe elegir a una persona que cumpla con los requisitos necesarios para desempeñar el cargo y que lo ejerza por el tiempo que corresponda. Nuestra recomendación es que sea la sociedad civil la que lo designe y no el Ejecutivo.

Los ciudadanos son conscientes de que este nombramiento es crucial para el desenlace de todos los escándalos de corrupción que están en marcha (Programa de Ayuda Nacional, el caso Guillermo Ferrufino, Financial Pacific, Vernon Ramos, etc.). El que se elija debe ser una persona independiente del Presidente y de todos los órganos del Estado, para asegurar la objetividad de sus decisiones y acciones.

El procurador debe tener carácter para apuntar a aquellos peces gordos que nadie se atreve a mirar; saber enfrentar las amenazas y cumplir con su cargo público, de manera eficaz, además de llenar los requisitos establecidos en los artículos 221 y 204 de la Constitución de la República de Panamá. También se debe rodear de un equipo de trabajo, igual de responsable que él, que le ayude a facilitar las funciones, dando lugar a la transparencia y al trabajo arduo.

Es de nuestro conocimiento que la actual procuradora Ana Belfon no ha desempeñado su cargo de la mejor manera, debido a que fue directamente controlada por el Ejecutivo en el gobierno anterior. Administración que a la postre podría quedar como la más corrupta de los últimos años. Para los jóvenes del país es frustrante, primero, observar cómo los cargos públicos son altamente corruptibles y, segundo, que los encargados de terminar con esta irregularidad son igual de corruptos.

¿Cuál es el punto? Si tenemos a una persona que roba un carro y los agentes de la policía también roban carros, entonces nadie detendrá a los ladrones, pero tampoco se detendrá a los policías. Esto es precisamente lo que ocurre ahora, situación que debemos acabar cuanto antes. El deber de la juventud es pelear contra la corrupción, por eso, no pararemos hasta lograrlo.

No permitiremos que se designe a quien no reúna los requisitos mencionados, ni toleramos a nadie que se aproveche de nosotros. Confiamos en que el Presidente tomará una excelente decisión y que, como resultado de esto, dejaremos de ver escándalos de corrupción en las noticias, porque gozaremos de una justicia pura. Aquella que castigue a los involucrados en estos lamentables hechos.

En caso de que el Presidente no designe al mejor candidato a procurador, esperamos que la Asamblea Nacional no lo ratifique, y sea consciente de que el pueblo no soportará cuatro cambios más en un solo período de gobierno. Eso no sería apropiado ni oportuno. Queremos tener a un procurador (a) extraordinario y por los 10 años que ordena la Constitución.

Carlos Dossi, escritor y político italiano, mencionó una vez que: “En todos los hombres está presente la corrupción, solo es una cuestión de cantidades”. No permitamos que las cantidades exorbitantes queden en manos de los hombres y las mujeres que gobiernan al país. Recordemos que la causa de la corrupción es meramente material y que juntos podemos vencerla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código