PROPUESTA PENDIENTE

Necesitamos un sistema único de salud: Carlos David Abadía Abad

De este tema ya he escrito antes porque ha estado en la agenda de los diferentes diálogos y eventos del sector salud en los que he participado, durante los últimos 15 años. La discusión se retoma ahora y debe ser sin sesgo político y con conocimiento profundo del tema para que no se pierda la objetividad.

Continuar con un sistema de salud bicéfalo es mantener una duplicación innecesaria del gasto y una planificación completamente distorsionada. Esto lo vemos hoy con la construcción de hospitales y de otros establecimientos de salud sin definir ni desarrollar la política de atención de salud de estos establecimientos.

Dos aspectos que generan inquietud –y muy válida– son: quién debe regir el sistema de salud y de dónde debe venir su financiamiento. En el primer punto hay dos caminos, puede ser regido por la Caja de Seguro Social (CSS) o crear una entidad proveedora de salud, que fue lo que los “garantes” propusimos.

Mi experiencia, conforme a la reacción que hubo hace cinco años con la propuesta de crear una autoridad, me hace concluir que la alternativa que tiene mayor viabilidad y aceptación entre la población asegurada es que sea regido por la CSS. La propuesta de crear una entidad con esa finalidad generó suspicacia entre los derechohabientes, por su apego a la institución que le provee seguridad.

El otro aspecto, el de financiamiento, debe quedar bien definido para que no quede la menor duda acerca de su manejo. Actualmente el Programa de Salud de la CSS se financia con parte de la cuota patronal, que representa el 8% del salario del cotizante, lo que le da cobertura a sus beneficiados. El promedio de los salarios que se cotizan en la CSS debe andar por arriba de los B/. 550.00.

Mi propuesta en este punto es la siguiente: como tenemos hoy día aproximadamente un millón de no asegurados, a ellos se la calcularía el salario promedio de los cotizantes actuales, cuyo monto mensual ronda los B/. 550.00. A esta cifra le aplicamos el 8% (que es el porcentaje que se destina al Programa de Salud de la CSS), y ese sería el aporte del Estado, que representaría unos 528 millones de dólares al año.

Además, se estipularía que el promedio de salario (de los no cotizantes) se tendría que actualizar cada dos años para hacer el ajuste del aporte del Estado, y nunca podrá ser menor la contribución del Estado, aunque el número de no asegurados disminuya.

Además, se agregaría a este aporte los presupuestos de los hospitales Santo Tomas, Hospital del Niño, Oncológico y el José Domingo de Obaldía. Presupuestos que deben revisarse cada dos años. Estos dos puntos son los más sensibles y estas dos propuestas pueden servir de base para su discusión. Lo importante es no continuar este sistema bicéfalo, que tanto nos está perjudicando.

He escuchado otras alternativas, por ejemplo, que la cuota obrero patronal vaya completa para el programa de pensiones y jubilaciones y que el Estado asume el gasto de la atención de salud. A los que proponen esto, quiero decirle que en algunos países se ha hecho, solo que se ha creado un impuesto para financiar la atención de salud; en el caso nuestro estaríamos hablando de una suma inicial de unos mil 100 millones de dólares, ya se imaginaron el impuesto que se necesita para recaudar dicha suma y, cada vez, más creciente. ¡Ojo con esto!

Además, los ministerios de salud modernos no proveen atención. Hay quienes de manera egoísta piensan que la CSS es solo para los asegurados, eso es verdad, pero solo en lo que concierne a las pensiones. En la parte de salud no es así, porque tres meses después de que un asegurado se queda sin trabajo, pierde su derecho a la atención de salud. Es decir, se convierte en un no asegurado. Con esto, hemos creado dos clases de ciudadanos, y se trata de un acto de discriminación.

En este tema, lo importante es que tomemos la decisión de adoptar un sistema de salud único, porque de continuar divididos como estamos, toda transformación que realicemos será incompleta e ineficiente.

Si queremos estar en el primer mundo en cuanto a la atención de salud, junto con la modernización del ministerio, hay que establecer la figura del médico de cabecera, que ya existe en la CSS y será tema de otros artículos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Ago 2017

Primer premio

0 2 7 4

DDDC

Serie: 24 Folio: 6

2o premio

4193

3er premio

9820

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código