EDUCACIÓN

Niñez y adolescencia atendidos con calidad: Albina St. Rose

Ante los compromisos laborales y el estado de vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes, se ha tenido que dejar su cuidado y protección a cargo de personas particulares, guarderías, tutorías, centro infantiles, instituciones del Estado y organizaciones no gubernamentales que, se espera, reúnan los requisitos mínimos de operación, según las demandas a las múltiples necesidades de la población.

Estos centros deben contar con competencias que promuevan el hacer, saber y ser, en la mejora continua de las capacidades, habilidades, destrezas organizacionales y del recurso humano.

Es importante que en ese hacer elaboren buenos planes, diseñen programas con objetivos bien definidos, solucionen situaciones complejas, interpreten el contexto social; que desarrollen una comunicación integral, identifiquen las fortalezas y debilidades, recopilen suficiente información, comprendan lo que sucede a su alrededor y tengan creatividad e iniciativas en situaciones que afecten el entorno del niño (a).

“El saber” se relaciona con el conocimiento que se debe tener a través de la formación académica y técnica permanente, convirtiéndose en una fortaleza de sostenibilidad organizacional. “El ser” son los procedimientos de actuación presentes en la práctica cotidiana dentro de un marco ético y valores institucionales, que rigen el comportamiento de la persona que labora en estos centros. La aplicación de principios rectores basados en el enfoque de género, de derecho y de atención integral constituyen una valiosa oportunidad de crecimiento y soporte institucional. Además de las competencias, es esencial contar con un recurso humano especializado en gerencia y trabajo social, psicología, educación, salud, derecho y operadores dedicados al fortalecimiento de planes estratégicos capaces de incidir en la misión, visión, valores, objetivos y políticas institucionales.

Los especialistas deben establecer una ruta de atención en la que se visibilice un ordenamiento lógico, flexible y coherente que evite la revictimización y organice recursos, actividades, servicios en forma articulada, de forma que durante el recorrido se adopten medidas vinculadas a la protección del niño desde el ingreso del beneficiario hasta su salida del centro. La descripción y análisis del cargo, denominado también como funciones, son características humanas que debe poseer el individuo que desempeña la labor; señala los deberes y responsabilidades inherentes a las tareas que le corresponde ejecutar. Para ilustrar lo señalado es útil el apoyo de flujogramas que describen las posiciones, jerarquías y una organización de la atención. También se recomienda integrar programas de autocuidado como medidas de protección a factores estresantes. Al cumplir con estos requisitos, entonces se aplican sistemas de evaluación que no midan solo productividad, sino estándares de calidad que brinden resultados cónsonos a las prioridades de atención de la niñez y adolescencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código