En directo: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá Ver más

DELINCUENCIA

Ofrecimiento denegado: Belisario Herrera A.

Recién asumió las riendas del poder, el presidente Juan Carlos Varela le tendió un puente de avenimiento a los grupos delincuenciales, mejor conocidos como pandillas, para que se incorporasen a la sociedad. Sin embargo, algunos de sus miembros que consideran incumplidos los ofrecimientos del Gobierno, de forma descarada, recurren al chantaje y amenazan con volver a sus andanzas.

Creo que esta reacción no nos debe sorprender, pues ningún acuerdo se puede lograr con individuos que actúan al margen de la ley. Mucho menos con quienes, arma en mano, asesinan para hacerse de bienes ajenos o que profundizan las guerras entre las pandillas rivales, dejando una secuela diaria de muertos, producto de lamentables ajustes de cuentas.

En lo personal, no le veo futuro a la búsqueda de entendimiento con reconocidos forajidos. Por el contrario, me parece que muchos de ellos lo toman como una muestra de debilidad de las autoridades y lo interpretan como si el poder coercitivo del Estado se encontrara incapaz de darles jaque mate.

Lo que la sociedad en general clama es que las autoridades actúen con mano fuerte. Para esto será necesario identificar y sanear, entre sus propias filas, a los elementos corruptos. Esto debe incluir hasta el último administrador de justicia, desde los jueces hasta los corregidores, pues no es posible que quien cae preso por delinquir salga libre a los pocos días y retorne a sus andanzas.

Por el contrario, si la sociedad observa que las autoridades dan un ejemplo de rectitud moral en el ejercicio de sus cargos, ello redundará de forma positiva en el resto de los ciudadanos, que dejarán de ser indiferentes a los delitos que se cometen ante sus propias narices, perderán el temor a denunciarlos y no serán cómplices por omisión.

Estamos ante un tema muy complejo, por eso es tan importante que las autoridades sean incorruptibles, y que los ciudadanos no teman cooperar mediante el aporte de pruebas de los delitos o dando pistas del paradero de los delincuentes.

Haría el bien el presidente Varela –hasta donde sus facultades constitucionales y legales se lo permitan y mediante la debida coordinación con quienes corresponda– en iniciar un saneamiento a lo interno tanto en la Policía Nacional como en otros estamentos de seguridad del Estado, para que la tarea diaria de enfrentar a los delincuentes no resulte un esfuerzo vano. El pueblo anhela que se haga algo para disminuir los crecientes índices de delitos, pero errado es el camino de tratar de llegar a acuerdos con quienes han hecho de los asaltos, robos y asesinatos su medio de vida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código