IRREGULARIDADES

Ornamentales electorales: Kevin Moncada-Luna Arjona

Redacto este artículo, sin ánimos de ofender a nadie, solo de criticar algunos artículos de la Ley 60 de 2006, que incorpora el Cuerpo de Delegados Electorales al Código Electoral.

Durante las pasadas elecciones primarias de Cambio Democrático fungí como activista de un precandidato a un puesto de elección popular. Me radiqué en un colegio para verificar que todo el proceso transcurriera con orden y sin trampas.

Varios precandidatos apostados en el mismo plantel se percataron de que uno de ellos compraba votos. Inmediatamente, se detectó a un elector con una tarjetita que plasmaba el número de mesa donde le correspondía ejercer el voto, junto a la imagen del precandidato-comprador que solicitaba el voto al número de su casilla, más el nombre y fotografía de este.

Lo anterior está totalmente vedado por nuestra legislación electoral. Se procedió a comunicar la anomalía a los delegados electorales apostados en el lugar, quienes se limitaron a responder frescamente: “Nosotros no podemos decomisar nada. Esperen a los funcionarios de la Fiscalía General Electoral”. Furiosos, esperamos a los benditos funcionarios de la Fiscalía, quienes espetaron con ínfulas de vagancia: “Llamen al 507-8100 y pongan la denuncia”.

Parecía insólito. Teníamos que observar atónitos cómo un contrincante político de nosotros compraba con dinero en mano, diagonal al centro de votación, a los electores, quienes entraban al recinto con tarjetita en mano. Pensé que tamaño acto delincuencial había ocurrido en esa escuela solamente, pero amistades mías que aspiraban a cargos de elección en otros corregimientos del circuito pasaron por la misma pesadilla injusta que los demás.

Me informaron que en El Chorrillo, un candidato a diputado, eximido de primarias, también compraba y quebraba votos a electores, con tal de que ganase un adversario “fácil de vencer” en las elecciones generales de 2014. Igualmente, se observó a miembros del equipo de campaña de un precandidato a diputado de ese mismo circuito, comprando votos a $30 por persona, lo que a la postre le dio resultados fructíferos.

Escribo esto para que modifiquen las normas que regulan a los delegados electorales y les otorguen facultades sancionadoras, autoridad para decomisar material probatorio que evidencie la comisión de delitos y la de ordenar el arresto de todo individuo que sea sorprendido cometiendo faltas electorales.

Con todo lo que ocurrió, hubiera dado lo mismo si se dibujaban con pinturas en las paredes de los colegios a los delegados electorales. Su función no fue otra que la de adornar. Al final, todos salimos decepcionados de los “ornamentales electorales”, ¡digo!, los delegados electorales.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código