MALTRATO INFANTIL

Palabras que golpean: María Carla Sayavedra Pace

“Hay cosas en las que nunca dejo de pensar: ¿Será que soy un idiota? ¿Será que nadie me soporta? ¿Realmente no sirvo? ¿Para qué nací? Si a fin de cuentas ella siempre me dice que solo fui un error, el peor que pudo haber ocurrido en su vida. Él me dice que soy un obeso al que nadie va a querer, y que también fui un error para él. En la escuela el profesor de religión enseña que Dios nos ama a todos por igual; he pensado, a pesar de que creo en su existencia, que Él me quiere menos a mí; es que mi mamá no se cansa de repetírmelo. Espero algún día encontrar amor, espero que alguien me llegue a querer. Mis amigos me dicen que sus papás están orgullosos de ellos y, cuando me lo cuentan, sonríen tan bonito... espero algún día poder sonreír como ellos y que alguien me llegue a amar”.

Estas palabras son una forma breve de expresar el dolor que experimentan millones de niños que son maltratados psicológicamente.

A pesar de que no lo dijo una creatura en particular, lo que deseo plasmar son los diversos pensamientos que pueden estar pasando por la mente de un niño al sentirse “golpeado” con estas frases ofensivas; y me refiero al golpe no como sinónimo de un acto físico, sino como una acción que se realiza verbalmente y que no deja marcas visibles a los ojos de los demás.

Aunque muchos padres consideran que el hecho de hablarles a sus hijos de forma agresiva es un correctivo o un castigo para ellos; esto es algo que puede afectar más que un golpe físico; pues no hay dolor más fuerte y significativo que el emocional.

Zurita & Chías (1995) definen el maltrato emocional como “un conjunto de manifestaciones crónicas, persistentes y muy destructivas que amenazan el desarrollo psicológico de un menor. Se caracteriza por toda clase de hostilidad verbal hacia un niño”.

El Código de la Familia y el Menor de Panamá (2006) declara que: “Se considera que un menor es víctima de maltrato cuando se le infiera o se le coloque en riesgo de sufrir un daño o perjuicio en su salud física o mental o en su bienestar, por acciones u omisiones de parte de sus padres, tutores, encargados, guardadores, funcionarios o instituciones responsables de su cuidado o atención”.

Al presentar estas dos definiciones de maltrato, una del emocional, y en segunda instancia lo que establece la ley al respecto, deseo expresarles mi opinión y breve conclusión: no es necesario dejar una marca en el cuerpo para recordar el castigo que ha sido la causa del sufrimiento de un niño; hay veces que el dolor, los golpes y las patadas que no vemos a simple vista duelen mucho más y realmente dificultan la detección del maltrato infantil. Este no distingue raza, sexo, color o religión; desde el más humilde hasta el más rico puede sufrirlo; el problema en esos casos radica en nuestra sociedad, que posee una “doble fachada” en la que los padres se presentan como personas ideales, pero en la casa se transforman en hombres agresivos y violentos.

A veces esta doble fachada nos impide detectar la violencia, pero en ocasiones somos nosotros los que no queremos ver ni aceptar que la violencia es un hecho.

Aprovecho hoy, Día del Psicólogo, para invitarles a tomar conciencia de un tema muy relevante como el maltrato infantil, y a desmentir que los golpes, tanto físicos como psicológicos, son formas de “enseñar” o de “aprender” una mejor conducta, pues lo único que se está enseñando es a ser igual o peor de violento que el mismo agresor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código