EL ESTADO PIERDE

Pan y circo para el pueblo : Luis A. Sánchez M.

Cuenta la historia que Nerón, un emperador romano, ante la grave crisis económica que vivía el imperio, expresaba a sus asistentes que el pueblo lo único que quería era pan y circo. Al parecer la afirmación mantiene vigencia dos mil años después y los políticos panameños, sin duda, aprendieron muy bien aquella clase de historia y la practican con igual o mejor habilidad que lo hiciera el César.

Así el panorama, mientras tomo mi café matutino me entero de que se levanta el telón una vez más en el circo de la administración pública panameña y, como dirían los gringos, “It´s show time”. Resulta que la Asamblea Nacional citó a la “defensora del pueblo”, para que respondiera a un cuestionario relacionado al bochornoso escándalo de la página web de la Defensoría.

Sin ánimos de hacerle la competencia a Walter Mercado, me atrevo a vaticinar que todo terminará con la renuncia de una indignada funcionaria, que se irá con la frente en alto, porque ella no ha hecho nada ilegal, y que ha de utilizar todos los recursos a su alcance para demostrar su inocencia. Luego vendrá una demanda contra el Estado y los medios de comunicación que divulgaron el negocio, y así este caso dormirá el sueño eterno en los anales de nuestro corrupto sistema judicial, hasta que se arme otra función de circo para entretener al pueblo o hasta que algún magistrado vea la oportunidad de ganar una comisión por fallar la demanda a favor de la “mancillada dignidad” del demandante.

A diferencia de las historias de Disney, las nuestras no tienen un final feliz y siempre el Estado pierde, ya sea porque el funcionario renuncia y ahí acaba todo (esto nos sale más barato), no se investiga y los contribuyentes terminamos pagando tres o cuatro veces más el valor del bien adquirido o, en el peor de los escenarios, no solo terminamos pagando tales sobrecostos, sino que tenemos que pagar indemnizaciones a funcionarios cuya honorabilidad ha sido mancillada.

La lógica indica que deberíamos estar complacidos con la decisión que, de seguro, han de tomar los diputados sobre el tema que nos ocupa, pero la realidad es otra. Como ya he dicho, destituir al funcionario que cometa estas irregularidades no es suficiente, habría que subsanar también la lesión patrimonial. Son diversos los casos de esta naturaleza que han salpicado a diferentes administraciones, y las denuncias solo parecen encarecer más la lesión. Solo Dios sabe cuánto le cuestan a los contribuyentes estos procesos penales que, intencionalmente, se dilatan hasta que el inculpado apele una prescripción del caso, y aquí no ha pasado nada. Ejemplo de lo que digo ocurrió con la famosa fibra de vidrio en colegios estatales. He aquí el punto, yo preferiría que se le exigiera al inculpado devolver los fondos malversados al Estado, más un porcentaje en concepto de multa, como ocurre en otros países. Dudo mucho que nuestra Asamblea Nacional tenga la decencia de aprobar un proyecto de ley de esa naturaleza, total sería un arma que en cualquier momento podría apuntarle a cualquiera de ellos. Al final del día, es más fácil y divertido darle al pueblo pan y circo... aunque en nuestro caso sean migajas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código