Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

REPARTICIÓN

Panamá, ¿un país o un pastel´: Osvaldo Saul Atencio Saldaña

Cada día que pasa las acciones de la clase política provocan más indignación, esto me hace reflexionar si mantengo en mi poder una Constitución Política equivocada y este país en vez de llamarse República de Panamá, según el artículo 1, deben llamarle “Pastel Panamá”.

Cada vez que se otorgan las credenciales después de un torneo electoral, se inicia la fiesta en la que los agasajados resultan ser los altos mandos del Ejecutivo, sus invitados provienen de mandos medios del mismo órgano y del Legislativo. Al ser un evento elitista, no falta la seguridad, aquella que no permite que ninguno de los participantes caiga ebrio de poder y por el desbalance que ejerce el peso de los bolsillos gordos. Estos gigantes, musculosos y maestros en artes marciales o defensa personal provienen de la Contraloría, Fiscalía Electoral, Procuradurías y Corte Suprema de Justicia. Culminada la organización, le toca a un pueblo sumiso e indiferente con la vida en sociedad, cocinar y entregar al país, corrijo, el pastel, que se espera con gran ansia y un enorme cuchillo para iniciar su repartición; pero al ser muchos los llamados, algunos saldrán con rebanadas tan delgadas como sushi, otros con migajas y quizás haya quien le toque lamer el icing de la caja, pero los grandes verán los buenos trozos, acompañados de helado y hasta un buen vaso de Kool-Aid.

Lo descrito en líneas anteriores se resume así: gobernar en este país es un negocio; contratos, lobby, agencias, favores, propiedades y cobro en total impunidad, ya que si un glotón queda al descubierto nadie lo investiga y si por escándalo público se hace, su caso lo más seguro es que será archivado o su sangre lavada con un rotundo fallo de sobreseimiento o absolución.

Por eso nadie cae, salvo que ya no sea del agrado de los homenajeados o que cambie el gobierno y no tenga pacto de paz con el entrante. El encubrimiento parece ser la fórmula más difundida, es mejor decir que son inventos de los medios de comunicación o de la ciudadanía, que mandar a la cárcel a un copartidario corrupto, no sea que se convierta en un pentito, como llaman los italianos a quienes formaron parte de una organización criminal y deciden arrepentirse y colaborar con la justicia. Pero eso tampoco es problema, aún cuando el arrepentido salga mostrando los billetes en televisión, tampoco cae el peso de la ley.

Los mal escogidos e ineficaces voceros que se encargan de difundir mensajes para mantener las mentes robotizadas de los ciudadanos dirán que estoy divagando, que esto no ocurre en Panamá y harán mofa del ejemplo, pero no podrán tapar el sol con un dedo manchado de los snaks que sobraron de la fiesta.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código