BIODIVERSIDAD

Panamá, la bahía y su historia: Rafael Negret

Cuentan que en 1501, cuando Rodrigo de Bastidas llegó por estas tierras, el grupo indígena que habitaba cerca de la bahía le explicó que se llamaba Panamá y que significaba abundancia de peces. Otros autores afirman que es de mariposas y otros de aves. Lo único veraz es que el país es un paraíso biodiverso. Panamá tiene 978 especies de aves; mil 121 de peces marinos y más de mil especies de mariposas. Se calcula que la bahía es visitada anualmente por más de dos millones de aves playeras migratorias que se refugian huyendo del invierno nórdico. Se han observado hasta 10 mil aves por kilómetro a lo largo de estas playas. Además, aquí habita la mayor población de pelícanos del Pacífico suroccidental.

Los manglares desempeñan una función esencial en la protección de los litorales contra la erosión del viento, del oleaje y consecuentemente de las inundaciones. Poseen una alta productividad; en él habita enorme cantidad de organismos acuáticos, anfibios y terrestres y en algún momento del ciclo vital son el refugio de las principales especies de valor socioeconómico y ambiental de la pesca deportiva, artesanal e industrial. Los manglares en la bahía de Panamá son o eran 39 mil 691 hectáreas.

Por estos y muchos beneficios más la bahía fue declarada como Refugio de Fauna Silvestre a través de la Resolución AG-0072-2009, de acuerdo a la Ley 41 de 1998, que le otorga a la Autoridad Nacional del Ambiente la facultad de proteger los ecosistemas y la vida silvestre del país. En 1989, Panamá firmó la Convención Ramsar; en el año de 2003 Panamá ratifica el convenio y se reconoce como sitio o humedal de importancia internacional una parte de la bahía para así integrarse a la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras.

Una misión de funcionarios de la Comisión Ramsar que visitó Panamá en el año 2008 reconfirmó que la bahía de Panamá estaba y continúa sufriendo importantes modificaciones en sus características ecológicas, debido principalmente a la canalización de los ríos, drenajes y rellenos de humedales para la expansión urbanística de la ciudad capital. El manglar solo existe en regiones tropicales donde se mezclan las aguas del mar y la dulce de los ríos.

Desde hace muchos años se identificaron los valores de la bahía, se declaró área protegida, se consideró Sitio Ramsar, se discutió en talleres y seminarios, pero nunca se elaboró el plan de manejo que se requería para garantizar su protección. Los conquistadores españoles honraron el tributo y la memoria; vislumbraron las riquezas, el futuro y ratificaron su nombre: Panamá.

Hoy, ni los organismos gubernamentales ni los internacionales ni las organizaciones no gubernamentales ni la sociedad civil asumieron sus responsabilidades. Por el contrario, se derogó la protección del manglar, se disminuyeron los pagos para destruirlo, se redujeron las multas de los que ya lo habían talado. Y siguen los foros y reuniones argumentando que el pajarito endémico, la reinita del manglar, en breve desaparecerá...

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código