El POPULAR ‘JUEGA VIVO’

El Panamá de contactos: Liliana L. Martínez

¿Por qué hay que tener un pariente o conocido en algunas instituciones públicas o privadas de servicios para que te atiendan bien y rápido? ¿Qué tal si cada persona simplemente hace lo mejor que puede siempre?

Cuando se habla de corrupción, se nos viene a la mente los sonados casos de la actualidad y la cantidad de millones de dólares en movimiento. Pero hay otro tipo de corrupción que es cruel y nos ataca día a día, que corroe la vida en sociedad y permite que la primera se desarrolle y permanezca.

El odioso y terrible “juega vivo panameño”. Quienes ven y escuchan lo que se hace mal, pero no dicen nada porque ‘piensan’ que no les afecta. La vecina que llama para obtener una cita médica (para dentro de dos meses) versus la que conoce a la secretaria de la clínica y le da la cita para el día siguiente. La persona que hace una larga fila y de pronto se encuentra con el amigo más adelante. El mal servicio carcome los organismos públicos y provoca descomposición social. Todo esto es corrupción.

Pero han notado cómo cambia el mal servicio cuando existe algún tipo de relación ‘amistosa’ (contacto) entre el que da el servicio y quien lo recibe. Todo se convierte en amabilidad, rapidez y eficiencia; por lo menos, para esa persona. Esto nos indica que no es un problema de capacidad, falta de recursos ni de gobierno o jefes; es un problema de actitud y valores.

Se requiere urgentemente que se incluya la ética en la formación integral del profesional panameño, que sea pilar de desempeño en todas las empresas e instituciones, por medio de los hogares y las escuelas, donde padres y docentes deben plantar la semilla de los valores como la honestidad, la entrega, el compromiso y, en especial, el respeto a uno mismo y a lo que uno hace. Esto nos llena como seres humanos. Es esta ética la que nos obliga a hacer el trabajo con la calidad de siempre, en cualquier ocasión, pase lo que pase, conozca o no a la persona que atiende, y como todo acto moral, nos hace honorables.

Esto es muy necesario porque nos garantiza serenidad y tranquilidad de hacer lo que sinceramente creemos es lo correcto; nos hace mejores personas desde lo más profundo de nuestra alma, logrando sentirnos satisfechos con nosotros mismos. Hay que actuar con honestidad, indistintamente de la persona que se tiene enfrente y de la profesión o el oficio que desempeñe. Esto traerá como consecuencia una enorme satisfacción en la persona que recibe el servicio y, como país, ya no necesitaremos de “contactos” para recibir una atención de primera clase.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código