UN MEJOR FUTURO

Panamá, ¿el país del progreso?: Christopher Caballero

Panamá se ha promocionado en los últimos años como el país del progreso, con un gran crecimiento regional en las últimas décadas. Con ese fervor patriótico, mostrando las grandes inversiones de infraestructura y tecnología que se han dado en el suelo patrio, incluso, se nos sitúa entre las grandes potencias de Latinoamérica y demás adjetivos calificativos que asombran a muchos; pero poca atención se le da a todo aquello que preocupa detrás de este gran avance, es decir, a los problemas que desaceleran el inevitable crecimiento.

En el recientemente divulgado Índice de Competitividad Global, que se publica anualmente y muestra el crecimiento de los países en diferentes ámbitos, se nos sitúa como el país 49 con mayor competitividad entre los 142 estudiados en este informe. Desafortunadamente, este parece ser el único ítem que han observado y del que se habla. Veamos un poco más allá los puntos con evaluación más alarmantes de este estudio.

La educación en Panamá es sin duda un tema del que se ha venido hablando consistentemente en los medios políticos, empresariales y por uno de los habitantes de nuestro país, debido a su crítica situación en las últimas décadas.

La calidad educacional de Panamá ha sido situada en el puesto 131 de las 142 naciones estudiadas, solo estamos por encima de países como Mongolia, Sudáfrica, Nicaragua, entre otros. Esto, claramente, nos suplica a gritos tomar medidas para, de alguna manera, evitar este viaje a pique que estamos tomando.

La educación matemática y científica fue calificada en el lugar 134, mientras que la gestión administrativa escolar se sitúa de 105. La educación es, indudablemente, uno de los temas que más aquejan a la población, porque de ahí surgen los demás problemas. Los flojos planes de estudio, las incesantes huelgas por parte de los gremios de educadores, la idiosincrasia son solo son una pequeña parte de este gran problema.

“Fulanito, es llamado a indagatoria por casos de corrupción”, este titular y los escándalos de corrupción parecen ser residentes fijos en las primeras planas de los diarios locales. Tal ha sido la popularidad y constancia de estos escándalos, que según el estudio la confianza pública hacia los políticos es apenas del 109 sobre 142; aun peor se encuentra el favoritismo en la toma de decisiones por parte del gobierno, colocándose en la posición 120 del ranking. La solapada crisis institucional sumada a los escándalos de todo tipo de corrupción que vemos a diario entre los estamentos del gobierno, crea incertidumbre en la población.

Un titular en los medios que afirma la muerte de algún ser, víctima de la delincuencia, seguido por dos páginas de temas relacionados, es casi tan común como la salida del sol cada día. La constante propaganda por parte del gobierno, buscando cambiar esa impresión mental de inseguridad, falta de transparencia a la hora de otorgar estadísticas por parte del Ministerio Público y otras artimañas utilizadas por el Estado, no logran disimular lo que es un secreto a voces: el crimen organizado ocupa el lugar número 100 del citado estudio. La criminalidad en el país y todo lo relacionado a esta ha sido el tema más comentado durante las últimas encuestas en Panamá.

Cada día se crean nuevas entidades, nuevos ministerios, direcciones, agencias y se emplea un sinfín de sustantivos para designarlas, en ellas predomina el nombramientos de compañeros partidarios, familiares y demás allegados. Esta común conducta se ve reflejada en una extremadamente baja calificación en el “rubro” catalogado como “burocracia ineficiente”, que cumple con 18 de los 30 puntos evaluados y en el que se percibe a la fuerza laboral como “con poca ética laboral”. La educación social, las políticas tributaria, proteccionista, laboral, así como las faltas a las libertades individuales son otros puntos que no pasaron desapercibidos en este estudio.

Esto no es más que un llamado a la conciencia. ¿Cómo es posible que nos enorgullezcamos, públicamente, ante los medios y ante otras naciones, del enorme crecimiento que hemos experimentado y, sin embargo, no podamos tomar correctivos o, siquiera, ver a un costado y encontrar los factores fundamentales que nos llevarían a un crecimiento aun mayor y sostenido del que ya gozamos?

Es necesario que los gobiernos no se dediquen meramente a imprimir la idea de que todo va bien, y nos dediquemos a trabajar en los campos que así lo ameritan. Yace en estas decisiones el futuro de esta nación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código