DESARROLLO

Panamá, con ‘p’ de positivo: Juan Manuel Muñoz

Panamá se escribe con “p” de positivo. Así lo recuerda este nombre que le dieron los primeros habitantes y es alusivo a la abundancia. Además, alguna razón debió haber animado a los conquistadores españoles, a su llegada, para bautizar su territorio como “Castilla de Oro”.

La ubicación geográfica estratégica de nuestro país ha sido ampliamente identificada por su potencial de crecimiento comercial, desde la época de las Ferias de Portobelo hasta la construcción del único canal entre los océanos Pacífico y Atlántico, el que, con su actual ampliación, se perfila como una apuesta a ganar aún más importancia en el comercio global.

El crecimiento económico ha sido uno de los más altos de Iberoamérica en los últimos 10 años, con desempeño relativamente favorable durante la crisis financiera. La pobreza disminuyó 20%, y la pobreza extrema bajo 10% en los últimos 15 años.

Panamá se escribe con “p” de positivo, cuando vemos que la única dictadura militar de nuestra era republicana dejó un centro bancario de nivel mundial, del que nos enorgullecemos.

El país lleva más de 10 años a enorme tasa de crecimiento. En el último quinquenio se ha coronado como el país con el mayor ingreso bruto per cápita de Centroamérica. Como si fuera poco, se ha logrado ubicar como el segundo más competitivo de la región iberoamericana.

Panamá se escribe con “p” de positivo, cuando incluso el gobierno con mayor número de acusaciones y señalamientos por corrupción, sobrecostos y peculados, dejó el único metro de Centroamérica en nuestro país.

Panamá, a pesar de ser un país pequeño y con baja densidad de población, tiene una de las cinco aerolíneas más grandes de Iberoamérica, y dos de sus bancos han sido catalogados entre las entidades financieras más grandes e importantes de Centroamérica. Además, en esta región, la ciudad capital está catalogada como la más moderna, desarrollada y con mayor desarrollo humano.

A pesar de la lentitud aparente del gobierno actual, Standards & Poor’s destacó en septiembre de 2015 la estabilidad en el crecimiento, resistencia y diversificación en la economía panameña, con proyecciones de crecimiento cercano al 6% para los próximos tres años.

Panamá figura en diversas revistas como uno de los cinco mejores lugares para vivir durante la jubilación, y desplazó a Dinamarca para ubicarse como el país más feliz del mundo. Todo esto deja en evidencia que los panameños sabemos cómo hacer las cosas bien. En un país así no hay razón para pensar que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia vayan a descuidar el bienestar del país ni su dignidad como personas, el honor de sus familias y el apellido que dejan a sus hijos. En otras palabras, no hay dinero en el mundo que pueda sobornar a un magistrado comprometido con el fortalecimiento de la justicia del país.

Es seguro que todos los magistrados respetarán los términos y debidos procesos, y que no engavetarán ni estancarán los casos contra los diputados, porque tienen la responsabilidad de llevarlos hasta el final. Es su trabajo, y para ello se les paga con los impuestos de todos los ciudadanos. Seguramente cumplirán con sus funciones, de forma ágil y expedita, para unirse al coro que dice: “Feliz mes de la patria, Panamá”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código