25 DE SEPTIEMBRE DE 1513

La ruta de Panquiaco, no la de Balboa: Heriberto Torres Acosta

Hay que ser ingenuo o ignorante para no dudar de información mediática originada en los estratos del poder económico–político, celosos guardianes de sus intereses hegemónicos e imperialistas. Si no posees bagaje cultural ni pensamiento crítico para analizar las informaciones que emanan de las fuentes de poder, fácilmente aceptas falsedades o medias verdades que desacreditan a una persona, individualidad o colectividad. Los poderosos manipulan para proteger sus intereses y verdaderos propósitos. Por ello, no creo en las buenas intenciones de países imperialistas que argumentan hasta justificar su acción punitiva “humanitaria” contra pueblos que califican como violadores de derechos.

Por lo anterior, nos llama la atención la cantidad de manifestaciones para conmemorar “el descubrimiento del Mar del Sur” por Vasco Núñez de Balboa, el 25 de septiembre de 1513”, hecho señalado por el cronista español Gonzalo Fernández de Oviedo para crear la imagen de grandeza del conquistador. ¿Hasta cuándo seguiremos aceptando la historia que escriben los propios conquistadores imperialistas?

Ante esta narrativa descrita con ventaja, es obligante reelaborar la documentación histórica sin negar los hechos, pero con un enfoque crítico de la realidad que los enmarcó, producto de la dominación. Los invito a despejar la verdad acomplejadora sobre el avistamiento –no descubrimiento– del Mar del Sur, resumida en los siguientes puntos:

1. Es falso que Balboa fue el primero en ver ese mar, pues toda la región estaba poblada (había cerca de 240 mil habitantes), y fue Panquiaco quien le informó sobre otras tierras con riquezas para saciar el apetito del oro. Balboa dirigía un grupo de españoles que solo buscaban saquear y despojar pueblos oprimidos, no integrarse a su desarrollo.

2. El final de un Balboa decapitado refleja una consciencia imperial, sin base moral y corrupta, que en sus contradicciones cae en la voracidad y autodestrucción y saca ventaja de su mayor poderío en recursos y conocimientos tecnológicos. Era una sociedad deshumanizada que nos dejó la unidad lingüística y la religión para contribuir al dominio.

3. Fueron los dirigentes de los pueblos, en el Darién de entonces, los que junto al concurso de su gente hicieron posible ese señalamiento histórico. Ellos conocían esa tierra y mar, simple y naturalmente, sin mayor destaque. Por ello, la verdadera ruta es la de Panquiaco, no la de Balboa.

Sin embargo, el acontecimiento bajo la visión del conquistador modificó la comprensión de la geografía y definió el señalamiento estratégico de Panamá que le otorgó valor trascendental, con otros dolores que se extendieron hasta el 2000.

En resumen, nuestra clase criolla (heredera del colonizador) no sé si por prejuicios o jactancia de dominio, nos vendió la historia que pinta a Balboa como una figura mítica y representativa de nuestra identidad, relegando valores auténticos (Urracá, Panquiaco, Porras, Arias, Torrijos, Roberto Durán, y otros) que nos hacen dignamente universales. Debemos debatir ese hecho y su impacto en nuestra realidad, especialmente en Darién, por su despojo, abandono y desorganización de fuerzas productivas, y aun con un atraso que se hereda desde la conquista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código