EL MISMO LIBRETO

Paradojas panameñas…: Daniel R. Pichel

Las ocurrencias de nuestros dirigentes, políticos y ciudadanos hacen pensar que Trespatines debe estar detrás del libreto de nuestro día a día. Si analizamos los noticieros, periódicos, programas radiales o, simplemente, las anécdotas de lo que pasa, de veras que es difícil no pensar que hay algo de broma en todo esto.

Uno de nuestros eternos problemas es el transporte público. Desde hace unas semanas hemos descubierto que uno de los que parece mandar en Panamá es un individuo que se llama Tomasito y que, aparentemente, es algo así como un Francis Drake criollo, que dirige a “los piratas”. El tipo, de la noche a la mañana, se ha convertido en uno de los sujetos favoritos de nuestros entrevistadores matutinos. Debido al interés que generan sus opiniones, parece que tiene mucha influencia en lo que ocurra en el transporte del país (o por lo menos de la ciudad). Los transportistas irregulares son tan relevantes que ya hasta fueron censados por las autoridades del tránsito. Y como si eso fuera poco, los taxistas no piratas (que nunca van), siguen protestando porque Uber es una competencia desleal. Desleal con ellos, pero leal con los usuarios. Aunque, ¿a quién le importan los usuarios?

Hace dos semanas vimos una de las situaciones más inauditas que uno pueda imaginarse. Tanto así que la primera reacción al escuchar la historia es que no podía ser cierta. El poeta José Franco, quien vive en Azuero y tiene una salud frágil, como es frecuente en personas de su avanzada edad, fue “distinguido” con la condecoración Rogelio Sinán por su carrera en las letras nacionales. El señor se trasladó a la capital para recibir su distinción, que consistía en una medalla, un pergamino y dos cheques, uno del Ministerio de Educación (Meduca) y otro del Instituto Nacional de Cultura (INAC). Una vez terminado el acto de entrega, le informaron que no podía llevarse el pergamino ni el cheque del Meduca, porque les faltaba una firma. Una vez llegó al carro para regresar a su casa, le pidieron que devolviera la medalla, pues la suya no estaba lista y para el acto tuvieron que pedirle una a un ganador anterior, y que se la entregarían posteriormente. Así, Don José se retiróúnicamente con el cheque del INAC, pero cuando lo depositaron en el banco, al día siguiente, le informaron que no tenía fondos. Lo más original de todo fue la forma como su nieta, preguntaba, cándidamente: ¿Pero, qué se ganó mi abuelo? Sin duda, algo así es para el libreto de un sketch de cualquier comedia.

Y como si no tuviéramos suficiente, el sainete del Ministerio de Seguridad no se quedó atrás. Resulta que el ministro y el viceministro se llevan como perros y gatos. Al punto de que el cariño que se tienen llegó hasta los medios. Lo más increíble es la historia de excentricidades (por llamarle de alguna manera) del vice. Esposar a un subalterno para darle un escarmiento está fuera de lugar, pero lo más original fue la historia de echarse a nadar en la cinta costera, para saber si sus 40 escoltas tenían el verdadero compromiso de cuidarlo. No sé si ellos se echaron a nadar o no, pero a estas alturas eso ya es irrelevante. Después de todo esto, parece que ambos serán reemplazados, pero quién ocupará los cargos es el misterio mejor guardado del Estado…

Pero esto no es nuevo, hace unos meses nos levantamos un buen día con la noticia de que las nuevas esclusas tenían rajaduras por las que se filtraba el agua. En ese momento fueron muchos los que dieron su opinión. Desde la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) hasta ingenieros independientes. Algunos medios hablaban en un tono cataclísmico, que hacía pensar que todo lo invertido estaba a punto de perderse. Como es normal, todo panameño responsable tenía interés en saber qué estaba pasando con la obra más importante de nuestra historia. Una de esas mañanas, después del insomnio que nos producía aquella incertidumbre, uno de los noticieros anunció que tendrían una entrevista sobre el tema. Aceleré mi café para llegar a tiempo a la explicación anunciada, con ciertas dudas de si entendería la explicación técnica. Ya me veía buscando en Google datos sobre resistencia de materiales, distensibilidad de la mezcla de concreto y las presiones del volumen de agua. Cuando llegó el momento, cuál fue mi sorpresa al descubrir que a quien le preguntarían sobre un tema tan técnico como esa fisura en el concreto, era al arzobispo Ulloa. Como suponía, la entrevista terminó en una profunda reflexión sobre la bondad y misericordia de Dios, y cómo teníamos que confiar en que, con su guía, el problema sería resuelto de la mejor manera posible. Espero que el ingeniero encargado no sea ateo o budista, porque quién sabe cómo nos irá.

Por último y para completar la semana, en medio de la vorágine de los papeles de Panamá y las acusaciones contra el grupo Waked, un día antes de aquel aguacero del que cayeron corvinas del cielo, nuestro presidente nos mandó mirar hacia arriba para disfrutar del hermoso cielo azul y de la brisa tropical, porque el problema es que hay quienes solo hablan de lo malo. Si no lo recuerda, hace dos años él solo hablaba de lo malo… Evidentemente, el libreto parece ser siempre el mismo, aunque los actores se intercambien… @drpichel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código