ALERTA: El río Juan Díaz se sale de su cauce en el centro comercial Los Pueblos.

EQUIDAD E INCLUSIÓN SOCIAL

Paradojas sociales del ´boom´ económico: René Quevedo

Asistí al reciente evento auspiciado por la Corporación Andina de Fomento, los ministerios de Economía y Finanzas, de Salud, el Idaan y el Centro Nacional de Competitividad, con motivo de la presentación del libro Equidad e inclusión social en América Latina: acceso universal al agua y el saneamiento. Mientras escuchaba la exposición del Dr. José Antonio Ocampo, coautor del libro, exministro de Hacienda de Colombia y exsecretario de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, se me vinieron a la mente algunas de las paradojas que hoy describen a Panamá.

Trece de los 15 rascacielos más altos de Latinoamérica están aquí, pero uno de cada cuatro de sus ciudadanos es pobre. Hay dos teléfonos celulares por cada habitante, pero apenas dos de cada cinco jóvenes asiste a la escuela. Hay 3% de desempleo y 100 mil vacantes en el sector privado, pero para tres de cada cuatro nuevas plazas se contrata a candidatos con 11 o más años de educación formal. De hecho, se necesitan 13 años de educación para desempeñar adecuadamente un trabajo que genere ingresos mayores al salario mínimo, un requisito que solo cumple el 19.1% de los jóvenes en las áreas urbanas y el 7.3% en las rurales.

El Inadeh ha capacitado a casi 250 mil personas en los últimos tres años y en los últimos cinco se crearon 264 mil empleos, pero hay cinco veces más pandilleros y 40% más presos que hace un quinquenio, y conseguir un electricista, plomero, ebanista o albañil que venga a hacer un trabajo menor es “más difícil que pellizcar un vidrio”.

A pesar de la aguda escasez de personal calificado y la multimillonaria inversión en capacitación y promoción laboral en el país, por cada dos varones menores de 30 años que se insertan en la economía en las nuevas plazas de trabajo, uno delinque.

¿Qué está pasando? Crecemos y marginamos como nunca. ¿Marchamos hacia la creación de una “casta de excluidos sociales”, para quienes el boom económico ocurre “en otro planeta”? La bonanza ha agravado las debilidades estructurales, dificultando que el crecimiento se traduzca en desarrollo social sostenible.

La capacitación es un medio, no un fin, y la inserción laboral es indicador de su efectividad. Es obvio que el problema no tiene que ver con destrezas “vocacionales”, sino con habilidades sociales que inciden en el proceso de inserción, en parte debido a que el énfasis ha sido capacitar, mas no incorporar laboralmente de manera sostenible. Esto no se mide y lo que no se mide no se logra. El problema no lo tienen “ellos”, lo tenemos nosotros.

El peor enemigo del amor al prójimo es el amor propio y mientras sigamos viendo a los socialmente marginados a través de nuestros prejuicios y miedos, seguiremos alienando. Nuestra relación con ellos no puede tener un prisma estrictamente asistencialista de “ayudas y subsidios”. Ellos no necesitan nuestra lástima, requieren solidaridad y apoyo para fortalecer su dignidad e integrarse a la sociedad como miembros productivos.

Debemos entender lo que pasa, pues “el que no sabe es como el que no ve” y “no hay nada más peligroso que un ignorante con iniciativa”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código