BIOMUSEO

Patrimonio biológico de la humanidad: Xavier Sáez-Llorens

¿Sabía usted que Panamá surgió del mar hace más de tres millones de años, cuando el choque de placas tectónicas tendió un puente de sedimentos, arena y lodo en la mitad del continente? ¿Que la barrera de tierra que se erigió entre los mares provocó la formación del golfo de México y la iniciación de la Edad de Hielo, debido a los profundos cambios oceanográficos ocasionados? ¿Que la emergencia del istmo permitió la masiva migración de flora y fauna entre ambos extremos continentales, evento trascendente conocido como el Gran Intercambio Biótico Americano? ¿Que zarigüeyas y armadillos viajaron hacia el norte o que pumas y llamas se desplazaron hacia el sur, a través del nuevo paso? ¿Que el nacimiento de nuestro territorio modificó al mundo: desvió corrientes, alteró la salinidad del Atlántico y suavizó el clima en regiones frías de Europa? ¿Que debido a esas alteraciones meteorológicas, las selvas tropicales del África occidental se convirtieron en sabanas, obligando a muchos primates arborícolas a vivir en el suelo? ¿Que la inédita ruta de acceso permitió a los nómadas euroasiáticos, que habían atravesado el congelado estrecho de Bering 15 mil años atrás, establecerse en Sudamérica? ¿Que los fósiles encontrados recientemente durante la ampliación del Canal indican que aquí habitaron camellos pequeños, rinocerontes y tiburones gigantes (megalodontes)? ¿Que contamos con 12 ecosistemas biológicos diferentes, cercanos y conectados entre sí, más que en cualquier región del planeta? ¿Que, como parte de mecanismos darwinianos de supervivencia, numerosas especies de animales y plantas se han extinguido, están en vías de desaparecer o han dado origen a variantes contemporáneas que todavía esperan ser caracterizadas y registradas? ¿Que, en el momento actual, el coyote se encuentra cruzando nuestra foresta en dirección a Colombia?

Todo este conocimiento y mucho más puede ser adquirido en el Biomuseo localizado en Amador. La espectacular estructura multicolor, construida por Frank Gehry y diseñada por Bruce Mau, artistas de fama mundial, cuenta con más de cuatro mil metros cuadrados de exhibiciones desarrolladas por científicos de la Universidad de Panamá y del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales. Tras menos de un año de apertura, ya es la segunda atracción turística más visitada del país, tan solo por detrás de las esclusas de Miraflores. Una tienda de regalos alusivos a la exposición y una acogedora cafetería, atendida por jóvenes entusiastas, dan valor agregado al lugar. Aparte de los múltiples espacios gratuitos, el visitante puede acceder a lugares de pago que muestran de forma audiovisual y gráfica el papel decisivo que tuvo nuestro territorio en el desarrollo evolutivo del planeta. Ocho galerías, cinco ya completamente habilitadas y tres por equipar, pendientes de apoyo gubernamental o filantrópico, albergan la información histórica pertinente.

La primera galería ofrece una introducción al tema de la biodiversidad y enseña imágenes de animales y plantas autóctonas, elaboradas por expertos locales. Después, se entra en Panamarama, un vestíbulo para la proyección de tres alturas y 10 pantallas que brindan una presentación audiovisual de nuestras maravillas naturales. La siguiente instalación describe el surgimiento de la plataforma terráquea, sitio que incluye tres formaciones rocosas de 14 metros de alto, que ilustra la creación del istmo y su efecto sobre el clima y la evolución. Posteriormente, aparece un escenario dedicado a “El Gran Intercambio”, con dos grandes grupos escultóricos de animales que fueron parte de la extraordinaria migración interamericana de especies que ocurrió cuando nuestra nación unió el continente, tras 70 millones de años de separación. A continuación, se muestra “La Huella Humana”, un atrio abierto parcialmente al aire libre, con 16 columnas que reseñan la historia de los humanos y sus interacciones con la naturaleza circundante, desde la época de las poblaciones originarias hasta las modernas. Luego, “Los Océanos Divididos”, dos acuarios semicilíndricos de gran relieve que prueban cómo el Pacífico y el Caribe evolucionaron de forma drásticamente distinta al quedar separados por la emanación del territorio panameño. Sigue “La Red Viviente”, una peculiar escultura -a la vez planta, animal, insecto y microorganismo- que induce la sensación de estar en una dimensión donde todas las criaturas tienen la misma importancia. “Panamá es el Museo”, es otro pasaje que sirve de interfaz entre los recovecos interiores del museo y el vecindario ecológico adyacente. Por último, la sección “Puente de Vida”, donde se descubre que todo lo experimentado se expande en el paisaje exterior del Parque de la Biodiversidad. Si después de disfrutar esta joya arquitectónica, que seguramente será considerada como patrimonio biológico de la humanidad, usted desea profundizar aún más su acervo cultural, nada mejor que leer el libro The Story in the Stone, escrito por Tom Gidwitz.

Así como la identidad nacional se maximiza con los éxitos de compatriotas en deporte, pintura o música, deberíamos también sentir orgullo por el riguroso esfuerzo de nuestros científicos, que colocan en vitrinas internacionales sus pioneros trabajos y descubrimientos en el campo de las ciencias, quizás la única vía para poder acercarnos al primer mundo. Un verdadero estadista ya estaría planificando la inyección millonaria de dinero para investigación e innovación y, por supuesto, para financiar las galerías postergadas de nuestro Biomuseo. ¡Aló!, ¿alguien allí? @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código