INSTITUCIONALIDAD

Patriotismo en Panamá, ¿hacia dónde vamos?: Alberto E. Fadul N.

Patriotas deben serlo, todos los ciudadanos y ciudadanas de nuestro Panamá. El patriotismo se debe practicar a diario, en cada acto personal, sea en casa, trabajo (privado o gubernamental), centros de enseñanza, iglesias, fiestas, reuniones (de la naturaleza que estas sean), actividades deportivas y otras. Es decir, el patriotismo no descansa, debe estar presente en todos nuestros actos. Este representa el dinamismo del actuar ético individual.

¿Cuáles son los resultados de tal actuar? Simple, todo se desarrolla de una manera grata, efectiva, positiva, productiva y especial. Generando satisfactoria compensación en las diferentes áreas de actividad.

En nuestra democracia institucional, llevamos una enorme cantidad de tiempo observando el actuar de los partidos políticos, tristemente vacíos y con sus grandilocuentes promesas sin logros representativos.

¿Será por ello que al llegar al poder, a posteriori, no existe la posibilidad de reelección del partido gobernante?

Consistentemente, esta es una realidad concreta, que representa el castigo de los votantes, recargados de resentimientos profundos por el antojadizo incumplimiento de promesas formuladas durante la campaña electoral.

Es así que ya los panameños hemos llegado a comprender que los partidos políticos no son representativos del bien común; sus actos de gobierno se tiñen con el oscuro color de la corrupción, aquella que solo va en busca de ganancias personales a expensas del pueblo. Este es el reducto copiado del ejercicio golpista de los militares panameños que ocuparon el poder.

Así, cada partido político electo fue desarrollando su propio estilo de corrupción en su gestión pública, con la que saquearon las arcas del Estado en todas sus instituciones. Corrupción que los panameños veíamos pasar, impávidos, y cuyo castigo fue únicamente la no reelección del partido de turno. Jamás se llevaron a cabo las investigaciones correspondientes, provocando que las riquezas mal habidas, no revirtieran al Estado.

En medio de tales circunstancias, el agotamiento de la ciudadanía la llevó a elegir, en 2009, a un partido emergente que prometió un cambio radical en la forma de gobernar, hoy envuelto en los más grandes escándalos de corrupción masiva en la historia política del país, una que involucró y saturó a los tres poderes del Estado.

Los partidos políticos tradicionales tendrán que evaluar sus oportunidades para las elecciones de 2019. Falta poco; ¿enfrentarán estos a la competencia?

En mi apreciación es probable que ello ocurra. Para la ciudadanía, el modelo de siempre carece de credibilidad y está desgastado; su historia está repleta de mentiras y fracasos; sus gravísimos errores han dejado huellas demasiado profundas e imborrables. La institucionalidad de la patria requiere rescate. El país no aguanta más. Es indispensable, en esta coyuntura presente, actuar con coherencia patriótica. Panamá así lo demanda: ¡No a más de lo mismo!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código