PENSAMIENTOS RETRÓGRADOS

Como Pedro y Vilma...: Daniel R. Pichel

Dejando a un lado el descuido del monseñor (que en general me parece más prudente que su predecesor, el exorcista), la lectura que le han dado a estos conceptos los autodenominados defensores de las buenas costumbres, la moral y la familia, han dado a la luz textos dignos de una bula de la inquisición o de la época franquista en España. Cito algunas que sospecho son el precio que hay que pagar por la libertad de expresión.

Resulta ahora que, según este pensamiento cuasi-medieval, la igualdad entre hombre y mujer surge de una especie de “deformación de conceptos antropológicos, que buscan confundir al mundo para que nadie sepa quien ni qué es”. Esto se perfecciona a través de la introducción de la “perspectiva de genero”, que tiene como objetivo quitarle a la mujer su rol social para integrarla al mundo laboral, pretendiendo equiparar las oportunidades, derechos y deberes, con los hombres (¡un sacrilegio!). Propongo que, si alguien tiene confusiones entre hombres y mujeres, se pare frente a un espejo y se quite la ropa. Hay diferencias biológicas propias del hombre y de la mujer y que nadie pretende soslayar. De allí, a que social y profesionalmente también las haya, son dos temas diferentes.

Pero este discurso, en el siglo XXI está enmarcado un modus operandi que se repite cada vez que alguien intenta discutir estos temas. Una de las claves de esta estrategia es organizar fundaciones, sociedades, redes y movimientos que, por lo general, tiene cada una uno o dos únicos voceros y que, cuando es necesario, reclutan desde el púlpito una masa de gente manipulada para hacer bulto (siempre los mismos), y decir que son cientos de militantes preocupadísimos sobre el futuro de la familia que dicen defender. Se oponen al control de la natalidad y al uso de anticonceptivos, se niegan a enseñar salud sexual y reproductiva, rechazan el aborto sin atenuantes y combaten la legalización de las uniones entre homosexuales. Según ellos, la homosexualidad es una enfermedad (casi un delito), que debe contar con clínicas para su tratamiento. Las uniones legalmente aprobadas (llamarle o no matrimonio es pura semántica), tienen que ser entre hombres y mujeres y deben tener como objetivo parir los hijos que Dios les envíe. La única manera de prevenir embarazos en adolescentes y enfermedades de transmisión sexual es hablando de la abstinencia y el matrimonio antes de tener vida sexual. La sola mención de los preservativos o los métodos de control de la natalidad es tabú, pues envían el mensaje de que todo es permitido para lograr placer.

Basado en esto, supongo que el rol social de la mujer es permanecer en casa cuidando chiquillos, barriendo, trapeando y planchando, mientras esperan al marido proveedor para atenderlo “como Dios manda”. Hace un tiempo, en una charla prebautizo que me tocó sufrir (digo, escuchar), uno de estos “familiólogos” decía: “la infidelidad es producto de que, como la mujer trabaja, cuando el hombre llega, la encuentra cansada y por eso sale a la calle a buscar otras”. Obviamente, ante semejante demostración de sabiduría en pleno siglo XXI, sobran comentarios. Las salidas de la esposa deben ser al tendedero para colgar y recoger la ropa del marido y, si van al supermercado, debe ser con la expresa autorización de su consorte (léase dueño).

Lo más preocupante de todo esto es que en Panamá estos grupos han infiltrado los ministerios de Salud y Educación, bloqueando cualquier intento de modificar sus propios paradigmas. Actitud irresponsable por parte del Estado, que debe velar por la formación integral y el bienestar de todos. Que opinen en educación y salud quienes piensan que el cáncer de mama es producto de que el agua está contaminada con la orina de las mujeres que toman anticonceptivos o que la lucha para terminar la discriminación contra las mujeres, los gais y las lesbianas es parte de un plan maestro de las Naciones Unidas para acabar con la familia y controlar la población del mundo, nos debe preocupar y llamarnos a la reflexión de qué país tendremos si así se definen los contenidos educativos y de salud pública.

Mientras tanto, ya saben señoras... Permanecer en su casa en Piedradura, limpiar la casa, cuidar a Pebbles, sacar a pasear a Dino y esperar pacientemente que el troncomóvil de Pedro llegue, para servirle un filete de brontosaurio mientras se prepara para su reunión de la logia de los Búfalos Mojados... Trucutrú dixit...

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Jul 2017

Primer premio

6 4 1 5

BADC

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

0129

3er premio

3908

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código